Mis emociones valen.

Mis emociones valen.

Las emociones valen.
Soy una persona muy sentimental, lo cual es una de mi más grandes virtudes. Más sin embargo, por mucho tiempo lo consideré uno de mis mas grandes defectos, me sentía culpable por sentir como sentía, frustrado  por no poder expresarlo, incompleto por todo lo que hacía distinto a como lo sentía. Pero ahí es justo donde la vida me puso la verdadera lección.

 

Las emociones son nuestro valor. Cuando le perdí el miedo a ellas, en verdad pude experimentarlas, y darme cuenta en toda su gama es la que me hace sentir no solo humano, sino un ser espiritual.

 

No se por que razones, pero hemos aprendido a bloquearlas, ignorarlas, cuando lo único que quieren es llevarnos algún mensaje. Esa es su función y su objetivo.

 

En mi, descubrí que había un profundo temor a ser rechazado, y que si las escuchaba iba a terminar dañado. Hoy puedo decir después de varios años honrando mi sentir, que no solo no me ha pasado nada, sino que cada vez vivo con mayor plenitud.

 

Lo único que hice fue permitirme sentir, todas las emociones, desde la alegría hasta la tristeza, desde la paz hasta el enojo, desde la compasión hasta el rencor. Puedo tajantemente concluir, que ninguna emoción es en sí mala. Pero si se convierten en algo peligroso cuando las retenemos o las bloqueamos.

 

Un mensaje emocional no atendido, puede ser una bomba de tiempo, y se materializa en enfermedades, falta de armonía, carencia, sensación de soledad, desconexión con Dios, por citar algunas cosas. Ahí esta la importancia de honrar nuestras emociones.

 

Cuando las emociones son escuchadas, nuestro ser regresa a su estado de equilibrio, pues el mensaje se ha recibido y se ha atendido. Las emociones no son ningún tipo de castigo, solo son mensajeras.

 

Debido a que las emociones son mensajes espirituales, estas se van a manifestar en nosotros una y otra vez, cada vez con mayor intensidad hasta que sean escuchadas. No importa cuando alcohol, café, drogas, azúcar, trabajo te eches encima para no sentir, estas van a estar constantemente hablando hasta que sean escuchadas.

 

Es nuestra elección si queremos atenderlas por el camino del amor, o irnos por el camino más sinuoso.

 

Hoy no me da pena decir que soy alguien que llora casi todos los días, pero es justo esa sensibilidad, la que no solo me ha permitido desarrollar mis habilidades psíquicas, sino me ha llevado a vivir una vida intensa y altamente plena.

 

Honro mi sentir, y expreso mis sentimientos, me doy el tiempo para escuchar y observar lo que siento.  Y mi vida fluye con una alta armonía. Todo es cuestión de dejar a un lado el miedo, y confiar que el amor es lo que te permite manejar cualquier emoción.

Un comentario en “Mis emociones valen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s