Esto me ha afectado toda la vida.

Esto me ha afectado toda la vida.

Esto me ha afectado toda mi vida.
Hoy necesito empezar con una confesión, por mucho tiempo me ha estado costando mucho aceptar el éxito de los demás, quizás es algo demasiado fuerte, pero si en una parte de mi, me cuesta ver que otros tengas éxito, ya que me ha hecho sentir que de una forma u otra me afecta. Pero cuál ha sido mi sorpresa, al entender que el que se afecta en realidad soy yo, y nadie más.

 

Resulta que lo que pasa cuando caigo en ese juego, es que estoy desconectado de lo que nos une a todos, el amor. Pues todos somos uno, y el uno lo es todo. Esto quiere decir que cuando no estoy de acuerdo con el éxito de alguien más, lo único que estoy haciendo es desconectarme o alejarme de ese amor.

 

El éxito de los demás, no es más que un reflejo que mi propia divinidad. Así que honrar el éxito de los demás, es honrarme a mí y mi conexión con esa persona y con toda la vida. ¡Uff! Qué fácil suena, pero mi ego me ha traído muy sometido con este asunto, pues me ha hecho creer que hay que competir, que hay que ganar, o incluso que los otros pueden afectar mi merecimiento para recibir amor.

 

Gracias a la terapia, descubrí todas mis asociaciones y condicionamientos para recibir amor. Al irlos liberando, me he encontrado que con una verdad universal: merezco ser amado solo por existir, y que eso es un derecho divido. Pero una parte de mí se ha desconectado, pero he regresado a casa, he recordado que soy amor, del más elevado.

 

Además, los demás son un reflejo de mi, lo que significa que cada vez que le aviento un buen deseo o mal deseo, es justo lo que me estoy aventando a mí mismo. Hay para todos, en la media que honró esa verdad, veo que hay un lugar único para mí.

 

Descubrí, que el desconectarme de quién soy, me hace sentir amenazado mi propio éxito. Pues ver que otros se realizan me había hecho creer que debía hacer lo mismo y que me habían ganado. Saber quién soy, y lo que me llena de plenitud, me permite estar bien enraizado a la tierra, y evitar que esos vientos me afecten.

 

Así que mi reto es honrar a los demás, y usar mi energía para generar y desear su más alto bien. Curiosamente cuando lo hago, veo que en mi vida, cosas maravillosas pasan. Creo que el universo se alinea a nuestros deseos y a lo que vibro. Cuando aplaudo el éxito de los demás, confío en un mundo abundante y acepto tanto mi realidad, como su respectiva bendición.

 

Incluso he visto que cuando recomiendo a otros -a pesar de mi miedo-, me siento bien, y me conecto con lo más elevado, con parte divina. En la práctica no sólo habla bien de mi, si no que

en ese momento que me reconozco, me lo estoy dando a mí mismo. Pues los demás son lo que llevo en mi interior.

 

Namaste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s