Mis fracasos se convirtieron en bendiciones.

Mis fracasos se convirtieron en bendiciones.

Mis fracasos, se convirtieron en bendiciones. 
Como buen perfeccionista, el fracaso ha sido algo a lo que le he tenido un miedo exorbitante. Lo he tratado de evitar de todas las maneras posibles, sin darme cuenta lo que en si,  hay incluido en él. Lo más curioso ha sido, que cuando más lo intento evitar, más surge, y al estar enfrascado en la negación, menos me permito encontrarle el lado amable.

 

La realidad es que el miedo al fracaso -como cualquier miedo-, atrae eso a lo que le tememos, más fracaso. En mi vida, cada vez que me ha paralizado este temor, lo he concretizado, justo en ese momento que me permití tener el temor.

 

Muchas han sido las cosas que no he hecho, o no he comenzado por el temor a fracasar. Este blog por ejemplo. Pasé 3 años ideándolo, y sobretodo luchando contra mi mismo para evitar que falle. Hasta que un día dije, voy a salir como sea, y así fue. En el camino he ido aprendiendo de cada tropiezo, y se que aún me falta.

 

El fracaso es parte del crecimiento, lo cual lo convierte en una bendición.

 

Obvio no me refiero a salir a fracasar, sino que cada cosa que uno hace, y no sabe como, tiene un proceso de mutiles aprendizajes. De hecho por muy experto que uno sea en algo, la vida cambia, lo que hace que volvamos una y otra vez a tener el riesgo de fallar.

 

Ahora, me digo a mi mismo: “esta bien fallar, lo que no me puedo permitir es dejar de intentarlo”. Es horrible quedarse con la duda de que hubiera pasado si lo hubiera hecho. Eso es peor que darse cuenta.

 

Pero cada tropiezo, no es más que un aprendizaje que bien aprendido, te acerca cada vez más al objetivo. Aunque seamos realistas, es frustrante, ¡si! pero es necesario. Así que he tenido que aprender a desahogarme positivamente, y permitir que el proceso pase.

 

Amar todo de mi, incluso mis errores, me permite estar en una maravillosa armonía interior. Y sobretodo me hace tener las fuerzas de continuar hasta lograr lo que quiero lograr.

 

Namaste.

Un comentario en “Mis fracasos se convirtieron en bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s