La búsqueda infructuosa.

La búsqueda infructuosa.

AA Frases al encuentro del amor seneca verdadera felicidad.jpg

La búsqueda infructuosa. 

Cuando empecé a compartir mis experiencias y pensamientos, fue gracias a las redes sociales, pues me representaban una enorme oportunidad, en teoría de compartir, pero la realidad es que había otra razón por la que realmente estaba haciéndolo. Pero aún habiéndolo detectado, debo reconocer que la solución no realmente lo que necesitaba en el fondo.

Una de mis más grandes lecciones espirituales (y creo que la de todos), es la de aprende amarme y aceptarme tal y cual soy. Este aprendizaje me llevó a querer buscar que los demás me aceptaran, lo que empecé a hacer, fue a ligar mi autoestima a con mi popularidad o falta de ella, en las redes sociales.

Sentía que era el momento de que todos me descubrieran y se enteraran de mi vida. Pero realmente, como sucede con cualquier necesidad no satisfecha, me estaba produciendo una enorme ansiedad, y sufrimiento. Aunque pudiera estar teniendo éxito, en el fondo ese hueco, no se podía llenar con eso, aunque creía que si.

Mi solución fue muy lógica, reprimirme de compartir las cosas. Y por un tiempo deje de tener actividad en las redes sociales. Es decir, me fui por completo al otro extremo. En vez de compartir, pase a desaparecer. Lo cual me termino llevando de nuevo a otro sufrimiento, reprimir mi necesidad de expresión y mis ganas de compartir.

Así es como me pude dar cuenta de algo, la cuestión no está en lo que haces o dejas de hacer, sino en la razón por la que lo haces.

Antes estaba buscando en las redes, la aceptación que no tenía en mi interior. Lo que hacía que mis acciones estuvieran llenas de expectativas, esperando recibir, algo que no sabía darme yo mismo.

En cambio hoy, que he vuelto a compartir, lo hago desde un espacio de amor. Estoy buscando servir y ayudar. No puedo negar que todavía hay una parte de mí, a la que se le infla el pecho cuando algo que comparto tiene un buen impacto, pero ya no es la razón principal, por la que hago las cosas. Esto me ha llevado a vivir en mucha más paz, y sobretodo satisfacción.

Voy dejando de hacer las cosas en busca de aceptación, a cambio de hacerlas por amor, renunciando a los resultados.

Sin duda, cuando hacemos las cosas buscando algo exterior, entramos en un ciclo de ansiedad e inquietud, la cual no se satisface con nada, pues siempre necesitas más y más. Pero si en realidad, te das desde el interior eso que buscas, la paz en automático se presenta. Aunque resulta muy importante descubrir de donde surge esa necesidad de buscar aceptación, en mi caso yo pensaba que nadie me quería, por distintos sucesos de mi infancia.

Así que realmente no hay que buscar, sino conciliarse con uno mismo.

Namaste.16_06_03 AA Pensamientos poderosos.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s