La ilusa necesidad de ser competitivo/a.

La ilusa necesidad de ser competitivo/a.

Louise Hay amor cura milagrosa.jpg

La competitividad es algo creo que todos los seres humanos vivimos, pues creemos que la necesitamos para ser feliz, pero la realidad es que es todo lo contrario. Sucede que esa necesidad de ser el mejor, bueno o perfecto, no son más que actitudes subjetivas que vienen del ego, lo cual casi siempre, nos aleja del amor.

 

Somos muchos los que hemos creído que nos necesitamos ganar el amor. En un nivel subconsciente empezamos en nuestra propia familia creyendo que teníamos que ganarnos el amor de nuestros papás, y probablemente sentimos que nuestros hermanos eran competencia de ese amor o incluso que nos lo podían quitar.

 

Esa creencia nos llevó a creer que necesitamos ser mejor que los demás para sobresalir, incluso los demás de repente se pudieron convertir en una falsa amenaza para nuestra felicidad, y es entonces donde después de haber logrado ser el mejor o no, nos vemos forzados a descubrir si en realidad eso nos está acercando o alejando del objetivo. A lo cual, seguramente terminemos descubriendo que es una búsqueda incesante que jamás llega a un fin.

 

Si llegamos a ser el mejor, necesitaremos volverlo a ser, porque no es permanente. Cuando lo dejamos de ser, probablemente sintamos un enorme vacío por dejar de serlo. Si no lo hemos logrado, nos sentiremos derrotados o esperanzados de lograrlo y así poder de una vez por todas sentirnos completos.

 

Pero en realidad esta es una tremenda búsqueda infructuosa. En el fondo lo que estamos buscando es sentirnos amados, aceptados, reconocidos. El detalle está, en que esa necesidad solo se satisface en el interior.

 

La necesidad de ser competitivo viene desde el miedo de no ser suficiente, de no ser merecedor del amor. En cambio la excelencia de ser la mejor versión de nosotros viene del amor, y está libre de expectativas.

 

Ser competitivo condiciona nuestra felicidad, a un evento futuro. Mientras que ser amoroso, nos acepta en el momento presente, eso es en realidad lo único que nos puede hacer sentir plenos. La vida es abundante, hay para todos, y todos tenemos el derecho divino de expresar nuestro verdadero ser, lo cual es plenamente respaldado por el universo.

 

La decisión está entre elegir el pensamiento limitante que viene del miedo, o elegir el pensamiento abundante que viene de lo infinito del universo.

 

Namaste.

16_08_04_2 AA Pensamientos poderosos.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s