Una dañina reacción normal.

Una dañina reacción normal.

AA Frases al encuentro del amor.jpg

Si hay algo que puedo presumir, es que soy un gran represor de mi enojo. La verdad es que es muy difícil verme enojado. Pero eso no solo no significa que no suceda esa emoción en mí, sino que en realidad sucede y me hace actuar de maneras que lo expresan sin que yo me dé cuenta.

A esto se le llama ser una persona agresiva pasiva. Creo que es una de las formas de manejar el enojo más fuertes, al no estar conscientes de ellas. Pero, sucede que la energía de una emoción tiende fluir, lo que hace que nuestro comportamiento sea influenciado con el enojo. Los resultados desgraciadamente no terminan siendo positivos.

El enojo es una emoción normal, la cual hay que permitirnos sentir. No solo para hacerla fluir, sino que está también nos ayuda a protegernos a nosotros mismos. Pero necesitamos usar nuestra razón y conducir la emoción de forma positiva y amorosa.

Manejar correctamente el enojo, implica lograr que este nos traiga algo positivo.

Al principio cuando no sabía que hacer con mi enojo, la culpa se apoderaba de mí, en todos los destinos. Si me enojaba, me sentía culpable por perder el control, si no me enojaba, me sentía culpable por dejarme, así que no había una consecuencia con la que me sintiera a gusto.

La creencia común del enojo es la de pensar que debemos hacer pagar a otros por los platos rotos. Desgraciadamente, eso no es amoroso, y al final lo sabemos pues no logramos sentirnos en paz interior. ¡Si! es muy tentador querer hacer que alguien pague las facturas, pero no saldrá nada constructivo de eso.

Así que hay que aprender a expresar el enojo. A mí me sirve calmarme para no desbordarme. Pues cuando estoy muy enojado -lo cual ya me permito estar- probablemente no solo no veré las cosas objetivamente, sino que además mis acciones seguramente me generarán un daño directo o indirecto. El ego es el que estará controlando mis acciones.

En cambio sí me calmo y busco que las cosas sean para el más alto bien de todos los involucrados, es mucho más fácil que las cosas salgan de lo mejor. Al final podemos saber que tan bien nos fue, según la paz interior que experimentemos.

A mí me ha servido enormidades entender algo muy sencillo, yo no soy el juez y el verdugo de las acciones de nadie. Eso le queda al karma. Pues al final toda acción trae una reacción. La decisión está en cómo queremos vivir sin en paz interior o lejos de ella.

Nuestras experiencias vienen de a que parte de nuestro ser escuchamos, la amorosa o la temerosa.

Namaste.

16.08.05 AA Pensamientos poderosos.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s