Cambiar la preocupación, por oración.

Cambiar la preocupación, por oración.

AA leon Brown El día que dejes de preocuparte, será el primer día de tu nueva vida; la ansiedad te hace dar vueltas en circulo, confía en ti y libérate.jpg

La preocupación, como con cualquier ser humano, ha sido mi fiel compañera. En ocasiones justificadamente y en otras apareció sin que hubiera razón. La cuestión esta, en que a pesar que es una reacción normal, lo único que hace es ponernos en un estado que complica las cosas, y en nosotros esta la capacidad de cambiar esta tendencia.

Según la ley de la atracción, atraemos lo que vibramos. Si vibramos en temor, atraeremos situaciones respectivas. Hay que entender también, que no es tan directo, pues no somos 100 % preocupación ni 100% fe, somos una mezcla en la que andamos transitando. Pero sin duda a lo que más foco le pongamos es a lo que más vamos a materializar.

En mi experiencia personal, la preocupación -la cual viene del miedo- me bloquea enormemente, lo que me hace no reconocer las cosas, así que la situación me termina derribando, por supuesto, sin darme cuenta.

Para poder cambiar esto, primero hay que aprender a observarnos y darnos cuenta cuando se nos activa la preocupación, analizar si hay algo que podamos hacer ante la situación. Tratando de conectarnos con el amor, que no es más que la confianza de que todo pasa para bien y de que podemos sacar provecho de cualquier circunstancia que se nos presente.

La preocupación no es más que una solicitud al universo para el caos. Significa que estamos pidiendo vivir en sufrimiento, en lugar de armonía.

Por eso, cada vez que me detecto con algún tipo de preocupación, hago un plan de acción, para solucionar la situación, en el caso de que haya algo que hacer, o por el contrario, rezo, lo que me hace relajarme y le entrego la situación al universo, el cual siempre busca mi bien-estar.

Como he mencionado en otras publicaciones, estamos en esta vida para aprender. Por eso tenemos un ego que nos activa la preocupación, para que nos de enseñanzas a través de la experiencia. El universo nos permite tener las experiencias que necesitamos, pero siempre procura nuestro bien. Es cuestión de permitírselo.

La fe es una especie de músculo que hay que ir ejercitando. No se puede ser extremadamente confiando, de la noche a la mañana, si toda la vida has sido una persona desconfiada. Como cualquier músculo tiene un tiempo y un proceso, se trata de ponerse en el camino. Esto se llama estado vibratorio, el cual va cambiando hacia donde estén nuestras emociones de paz o de angustia.

Lo más importante es reconocer, que la preocupación es una señal de que las cosas se pueden complicar, pero también es un llamado a convertirla para nuestro más alto bien.

Namaste.16.09.01 AA Pensamientos poderosos.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s