Si no decides, alguien más lo hará por ti.

Si no decides, alguien más lo hará por ti.

“¿Recuerdas quien eras, antes que el mundo te dijera quien deberías ser?”

-Danielle Laporte

Tomar decisiones personales, es algo que claramente nos corresponde a cada quien. Sabemos que es nuestro derecho, sin embargo cuando las emociones se mezclan en el asunto, muchas personas o situaciones son las que en verdad toman las decisiones por nosotros.

Tengo la gran fortuna de contar con un papá no solo exitoso sino además visionario. Eso me llevo a admirarlo, pero sobretodo a querer ser como él. Sin darme cuenta su figura estaba influenciando enormemente en mi. Estaba tomando mis decisiones de vida como si yo fuera él, e incluso en mi interior lo que estaba buscando era complacerlo.

Me había olvidado de tomar mis propias decisiones, así como también de enfocarme en ser feliz.

Lo que más me nublaba era no tomarme el tiempo de descifrar que era lo que yo quería para mi y para mi vida.  Estaba actuando en automático, sin realmente preguntarme que quería de mi vida, y  lo que me llena en realidad de plenitud.

La cuestión importante está, en que las decisiones se toman, queramos o no. Creo además, que hay dos tipos de personas: las que deciden tomar el control (responsabilidad) de su vida, y las que no.

No puedo dejar de decir, que al principio me asusté mucho. Cuando empecé a hacer las cosas que me apasionaban, muchas cosas empezaron a cambiar en mi y en mi interior. Pero en la medida que me he sentido mejor conmigo mismo, me he dado cuenta que ha valido la pena. Los cambios asustan, pero cuando son benéficos, realmente terminan valiendo la pena.

Es curioso, así como hay cosas que he ido quitando y muchas otras son las que han permanecido. Pero ahora las hago con consciencia y con mucho más amor. Las disfruto y las valoro.

Lo único que necesito hoy, es tomarme cierto tiempo para ir definiendo lo que quiero. Lo cual muchas veces con las prisas actuales se puede complicar. Pero la realidad, es que es un tiempo sabiamente invertido, para no acabar en donde uno no quiere. Claro que habrán cosas que puedan salir diferentes, pero cuando uno es responsable de sus propias decisiones vale mucho más la pena que estar a la deriva.

Todos tenemos el poder de tomar decisiones, la cuestión esta en si queremos hacerlo o dejar que las circunstancias determinen nuestro destino.

Namasté.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s