La importancia de recibir.

La importancia de recibir.

AA Wayne Dyer abundancia.jpg

Para poder vivir en abundancia, es indispensable poder permitir que esta se haga presente en tu vida, a través de algo que suena sencillo, pero realmente puede llegar ser retador: recibir. Aunque puede parecer algo fácil, realmente aquí están envueltos muchos aprendizajes espirituales, que en la medida que los tenemos nos vamos pudiendo abrir más y más a vivir en plenitud.

Recibir implica muchas cosas, desde ayuda, hasta halagos. Detrás de esto, esta algo muy importante, el sentirse merecedor. Solo es a través de serlo, que se puede estar abierto para recibir todas las bendiciones que el universo tiene para ti.

Desde muy pequeño, me ha costado mucho este tema, primero por que sentía que recibir ayuda me hacia una persona sin valor, y segundo por que cuando alguien me felicitaba, sentía que no merecía el crédito. De hecho, llego a ser tan fuerte, que recuerdo que no me gustaba que me felicitaran para mi cumpleaños, los regalos que me daban, aunque me gustaban, no los podía disfrutar en lo más mínimo. ¡Me había convencido yo mismo, que no merecía recibir!

Lo más fuerte de todo esto, es que no estaba consciente del asunto. Tan es así, que pensaba que era normal, y ni siquiera me cuestionaba por que cada vez que alguien tenía un gesto amable conmigo, en lugar de tomarlo bien, lo tomaba como todo lo contrario.

Fue después de ir primero trabajando con mi autoestima, que pude darme cuenta que estaba totalmente bloqueado a recibir. De hecho sentía que cuando lo hacía me estaba fallando a mi mismo, por eso me sentía tan mal.

Pero poco a poco, me di cuenta que el amor se perfecciona cuando se da y se recibe en equilibrio. Es justo eso lo que nos hace vivir en perfecta abundancia, y en plenitud. Dar, pero también permitirnos recibir. De hecho, es importante dejarnos amar, y eso solo se logra dejando que los demás nos muestren su afecto, ¡Lo merecemos!

Lo otro que he ido poco a poco logrando, es el tema de aceptar los halagos y reconocimientos. He solido ser tan exigente conmigo, que nunca llegaba a alcanzar el estándar, de lo que consideraba adecuado para merecer mi propio reconocimiento y por ende el de los demás. Pero eso no era más que una total y absoluto engaño subjetivo de mi ego.

Algo muy interesante de este asunto de la abundancia, es que todos tenemos grandes lecciones espirituales al respecto. Pues son muchos los que tienen dinero, pero no salud. O tienen tiempo, pero no dinero, por citar algunas cosas. Creo que todos necesitamos aprender y trabajar en las áreas en las que necesitamos ser abundantes.

Es importante recordar, que nuestra naturaleza es abundante.

Namaste.AA pensamientos poderosos abundancia.jpg

Anuncios
Esto ha estado afectando mi flujo financiero.

Esto ha estado afectando mi flujo financiero.

Aa abundancia abraham hicks.jpg

Hasta mi entender, ser abundante es el deseo de todos. Para mí ha sido importante aprender sobre el tema, para poder en verdad tener una vida llena de ella. Lo que descubrí, últimamente en mí, es que hay una cierta actitud que me ha estado haciendo que mis finanzas se ven afectadas.

 

La abundancia no es otra cosa, que energía. Su mejor estado, es cuando le permitimos fluir. De hecho, el estado natural de la energía es su fluidez. Pero son muchos los factores que hacen que esto no pase, como es por ejemplo el miedo. Ahí es justo lo que más afecta.

 

En este post hablo de las finanzas, del dinero. Pero la realidad es que aplica para cualquier aspecto de la abundancia en la que lo queramos enfocar: salud, tiempo, vitalidad.

 

Me acabo de detectar, preocupándome cada vez que hago un pago, por pequeño que este fuese. Lo que me lleva a retener la energía, al haber un miedo a que el dinero no vuelva. Lo que me pone en esa vibración, y es lo que termina pasando, por triste que parezca.

 

Por otro lado, el dinero es la manifestación física de nuestra confianza en el universo. Si en lugar de preocuparme por lo que estoy desembolsando, me relajo y confío en la providencia infinita que el universo tiene para cada uno de nosotros, eso es justo lo que se va a materializar. Así de simple y así de complicado.

 

Nuestra vibración, que es la que determina lo que se materializa, se forma de nuestras emociones. Así que la queremos dirigir, es importante que nos observemos y hagamos que fluya hacia la confianza, de que “todo se nos es provisto…siempre y cuando no temamos que no será así”.

 

De hecho, Louise Hay, comparte que ella cada vez que hace un pago, lee una frase que pego en su cartera que dice “La vida y el universo me apoyan en todo momento”. Lo que garantiza que, en cada momento, en especial cuando dejamos ir dinero, confiemos que regresará.

 

Y es que al final, la energía fluye en ciclos. Si no dejamos que el dinero se vaya, no va a regresar. Sobre todo, porque cuando pagamos algo, el dinero ya se fue, pero nuestra energía sigue enfocada en protestar por este hecho, en lugar de enfocarse en volver a atraer ese e incluso más dinero.

 

Cuando permitimos que la energía fluya en la plena confianza en el universo, es cuando en verdad materializaremos lo que queremos.

 

Namaste

 

AA pensamientos poderosos abundancia.jpg

La puerta de la abundancia.

La puerta de la abundancia.

Tony Robbins agradecido miedo desaparece abundancia aparece .jpg

La verdadera abundancia tiene que ver con una actitud ante la vida. Pues se puede tener mucho y vibrar en carencia o tener menos y sentirse pleno. Es justo una cosa la que genera la diferencia, lo que abre la puerta para todas las clases de abundancia.

En mi vida lo experimento claramente, cuando no me siento satisfecho, todo se vuelve una basura, muy diferente cuando es a la inversa. Es realmente lo interior lo que genera que las experiencias se vivan de una u otra forma.

Todo viene de la gratitud. Esta es la que marca la sensación de plenitud. Quién es agradecido con su presente seguramente lo será con su futuro.

Hay que saber diferenciar gratitud de conformismo. Ser agradecido no significa que no queramos o debamos cambiar algo de nuestras circunstancias, solo significa que aceptamos las cosas y decidimos ser felices. Al agradecer develamos los aprendizajes que la experiencia nos trae, y eso nos ayuda a poder fluir a través de ellas.

Es justo esta acción la que nos hace abrirnos a recibir, pues la queja o la inconformidad atrae más de eso. La gratitud nos conecta con flujo infinito de bendiciones. Atraemos justo en lo que nos enfocamos.

Una vez que la puerta se abre, con la llave de la gratitud, nuestra vida cambia y podemos en verdad disfrutar nuestro estado abundante.

La gran lección es aprender a ser feliz, justo en este preciso instante, sin nada más que querer serlo.

Namaste

AA Pensamientos poderosos.jpg

Es más difícil hacerlo solo.

Es más difícil hacerlo solo.

AA Frases al encuentro del amor og mandino amor .jpg
Por mucho tiempo en mi vida, mi posición ante muchas circunstancias era la de hacer las cosas solo. No involucrar a nadie en mis problemas, y por ende tampoco en la solución. Creía que de esa manera era yo útil, lo que pensaba que era una de mis misiones de vida: ser útil. Lo que no me daba en cuenta, es que justo estaba yo haciendo lo contrario, lo cual se me manifestaba en sufrimiento en lugar de ser algo gozoso.

Creía que era muy importante ser independiente, es decir no depender de los demás. Así que me encerraba en mi propio mundo sin contar mis problemas, y pensar en crear soluciones a través de otros me llenaba de miedo, pues sentía que me estaba fallando a mi mismo por no haber podido solo.

Lo que no sabía, es que eso es una señal de no querer recibir, no solo ayuda de otros, sino en particular del universo. El cual no me puede ayudar si yo no estoy abierto a recibir. Para poder vivir una vida en abundancia, es indispensable aprender a recibir.

Me encanta como Doreen Virtue habla de ello: “al negarnos que otros nos ayuden, les quitamos el placer de ayudarnos. ¿No es maravilloso ayudar a otros”. Esta simple reflexión, me hace poner las cosas en perspectiva, me abre a estar en disposición de dejarme ayudar, a permitírmelo. Pero sobretodo a practicar que me lo merezco.

No pasa nada en pedir ayuda, no soy ni más ni menos por hacerlo o no, pero si como me siento es radicalmente diferente, cuando me permito ser ayudado logrando el objetivo.

Sin duda, estamos en esta vida para aprender, y para aprender con otros. Creo que cuando hacemos equipo con otras personas, potenciamos nuestros talentos. Aunque de acuerdo, no es fácil, hay muchos egos involucrados, empezando por el mío propio.

Así que para que lograra aprender a recibir, tuve que poner a mis miedos a un lado. Dejando a un lado todo este asunto de fallarme. Pues resulta que dentro de toda esta maraña, había perdido el objetivo.

Empezando por creer que debía ser útil, en lugar de enfocarme en ser feliz. La cual es la misión más importante que tenemos todos. Pero también le había dado más peso a la forma, y hacer las cosas solo era una de ellas. El objetivo es ser feliz, y alcanzar “x” o “y” cosas, y las otras personas pueden ser maravillosas formas de lograrlo con mayor facilidad.

De hecho, mi camino espiritual se revolucionó en el momento en el que me deje ayudar, y dejé de querer resolver mis traumas solo. Además hay que entender algo, el universo se manifiesta a través muchas formas, una de ellas es a través de los demás. Permitirnos ser ayudados e incluso apapachados, es decirle al universo que estamos dispuestos a recibir sus bendiciones.

Una buena manera de medir tu capacidad de recibir, es evaluando que tan fácil se te hace pedir ayuda, incluyendo las cosas simples. Así como también observando si te permites recibir cuando alguien da una muestra o gesto de ayuda hacia tu persona.

Recibir es la forma más importante de vivir en abundancia, las personas que tenemos una inercia a dar más que recibir, necesitamos encontrar el equilibrio para poder dejarnos ser ayudados y vivir en plenitud.

Namaste.

16_06_02 AA Pensamientos poderosos.jpg