¿Y si todo estuviera en el lugar perfecto?

¿Y si todo estuviera en el lugar perfecto?

Cheryl Richardson confío en la perfeccion divina.jpg

Nada, absolutamente nada, está en nuestras vidas por casualidad. Pero muchos sabemos o hemos escuchado que el universo nos provee de todo lo que pidamos. Así que es muy normal y común, que cuando por alguna razón no estemos donde queramos, nos sentimos frustrados, lo que hace que nos demos por vencidos, dejando de recibir lo que tanto hemos pedido.

 

Pero lo que ocurre, es que hemos olvidado un dato fundamental: el orden divino. Este es el que determina la mayor parte de los acontecimientos que pasan en nuestro alrededor. No por casualidad, sino por causalidad. Pues todo está, como esta, por alguna razón.

 

De hecho, todo está en su perfecto lugar. Claro que esto es algo que a nuestro ego le molesta, y mucho. Es justo lo que hay que observar, pues es que hay en realidad, una lección que hay por aprender.

 

Cuando las cosas no están donde uno quiere, no es porque se nos haya negado. Sino porque hay algo que necesitamos aprender o experimentar para pueda llegar.

 

La mejor forma de liberar algo, es sin duda encontrando la razón para que las cosas estén ahí. También no hay que perder de vista, que no es una negativa, sino un aprendizaje. El cual seguramente es algo que nuestra alma necesitar experimentar.

 

Nuestra vida está destinada a ser llenada de gozo. Aunque para eso necesitamos aceptar nuestras lecciones, fluyendo con las experiencias que nos toca vivir.

 

Claro que es horriblemente frustrante cuando las cosas no salen como queremos. Ahí es donde nos agarra el ego y aprovecha la ocasión para decirnos que todo nos sale mal. La mejor cura es fijarnos en el proceso, en lugar del objetivo. Pues si nuestra energía está enfocada en el resultado, nos complica el proceso.

 

La clave está en disfrutar el camino, aunque a veces sea incómodo. Es el perfecto. Créeme y ten fe, es necesario confiar que las cosas están en su perfecto lugar. Curiosamente es la clave para que todo fluya de mejor forma.

 

Cuando aceptamos nuestro presente, permitimos que fluya, pero sobretodo nos permitimos disfrutarlo.

 

Namaste.

 

 

16_09_02 AA Pensamientos poderosos.jpg

Anuncios
Permitir que las cosas pasen.

Permitir que las cosas pasen.

Paulo Coelho .jpg

Cada vez que tomo una decisión, por arte de magia, empieza a pasar por mi mente, todas las cosas que pudieron salir diferente en torno a eso. Sin darme cuenta, estoy envuelto en una serie de posibilidades, que me afectan enormemente, tanto que muchas veces termino sufriendo. Así que es importante entender por qué pasa esto, las afectaciones y cómo manejarlo.

En realidad, lo que sucede, es que estos pensamientos o análisis, me afectan en mi conexión con el presente. Mi energía se empieza a dispersar, y sobretodo me resisto a la experiencia del momento.

Por si fuera poco, difícilmente podremos tomar decisiones o estar en situaciones perfectas. Obvio que algunas lo serán, pero es imposible que todo lo que hagamos sea lo ideal. Así que es importante entender esto, para que nos abramos a que pase lo que tenga que pasar.

Cada vez que me he resistido a una situación, como por ejemplo, asistir a una clase de yoga con un determinado maestro, y este no llega a la clase, me impido a mí mismo disfrutar de la posibilidad que dicha experiencia me trae. Esto es derivado, a que estoy enfocado en el resultado y no el proceso.

Creo que una de las claves para disfrutar de mejor manera nuestra vida, es aprendiendo a disfrutar el camino sea, cual sea. Pero lo que sucede en realidad, es que nos generamos una enorme cantidad de expectativas, y es justo en ese instante, que ya complicamos de sobremanera las cosas.

Además cuando quiero controlar que las cosas pasen de una u otra manera, hay un miedo detrás que me está afectando. Permitir que las cosas pasen, es dejar que lo divino haga de las suyas. Es decir, que pase lo que tenga que pasar. Estar abiertos a la experiencia, nos permite no solo disfrutarla, sino aprender de ella y crecer.

Desde que tengo menos expectativas, puedo presumir que vivo más relajado. El control hace que gastemos nuestra energía muy ineficientemente. Muy diferente, cuando fuimos con las circunstancias de lo divino.

Por eso es tan importante aprender a confiar, pues es la mejor forma de practicar nuestro optimismo, atrayendo las situaciones que sean para nuestro más alto bien. Cuando permitimos que las cosas pasen, nos alineamos a lo que nos toca vivir, y a las bendiciones que estas experiencias están destinadas a traernos.

Namaste.

 16_09_02 AA Pensamientos poderosos.jpg

¡Sin duda! Es difícil aceptarlo.

¡Sin duda! Es difícil aceptarlo.

AA Frases celebres al encuentro del amor .jpg

 

 

Una de las cosas que más le molesta a Karla, mi esposa, es que después de haber hecho algo inadecuadamente, me niegue infantilmente a aceptarlo. Y es que tal como lo comento al principio, no asumir la responsabilidad, es una reacción infantil. Con la consecuente afectación de que la responsabilidad, es la que nos lleva sin libramientos a la felicidad.

 

Lo que yo me cuestiono enormemente es: ¿Por qué no simplemente reconozco que me equivoqué?. Me cuesta encontrar la respuesta, creo principalmente porque me molesta decepcionarme de mi mismo, al ver que no soy lo perfecto que me encantaría ser. Me duele, incluso lagrimo mientras lo escribo.

 

En algún momento asocie en mi vida, que necesitaba ser perfecto para ser amado y aceptado. Así que esa sensación de riesgo de ser rechazado surge, cuando cometo alguna equivocación. Pero resulta, que el ser humano es tan complejo, que siempre, siempre se va equivocar. Es parte de su experiencia. Ahí está lo interesante, si sigo pretendiendo ser perfecto, sufriré enormemente.

 

Sumado a todo esto, aun cuando estoy consciente, me sigue costando aceptar mis errores. No solo por lo que mencionaba anteriormente, sino porque además me duele a mi orgullo aceptar sus consecuencias. Quizás porque aún hay un gran grado de inmadurez en mí, lo que me hace aún actuar como niño. Pero por favor, no se lo digas a nadie. 😉

 

Lo mejor de todo, es que hay otro camino, se llama la compasión. Es amarme sin condiciones, sin límites, y pase lo que pase.

 

Otra manera de verlo, es entregar mi necesidad de ser perfecto a lo divino. Ya que es mi miedo terrenal, el que me hace sentir que algo malo me va a pasar cuando la riego. En cambio sí permito que mi luz fluya, todo se transforma, lo que hace que mis tropiezos, se vuelvan en lecciones.

 

No es hasta que aprendemos a vernos con humor, que podemos desmitificar la tendencia a creer que es malo equivocarnos. Lo cual va a pasar, consciente o inconscientemente. Pero cuando aceptamos y ofrecemos sinceras disculpas, lo mejor pasa para el más alto bien de todas las personas.

 

Es importante entender que los demás nos pueden perdonar o no, pero si nos perdonamos a nosotros mismos, ya no cargaremos con ese remordimiento, y ayudaremos a los otros a que no carguen rencor, pues les será más fácil perdonar. Pero eso ya le toca a los demás. Lo importante es tener la intención de fluir en amor en nuestras relaciones, lo cual es todo un tema, punto y aparte, pero no quería dejar de mencionarlo.

 

Así que atrévete a aceptar tus errores, no solo se fluye mejor, sino que se vive mejor.

 

Namaste.

16.09.01 AA Pensamientos poderosos.jpg

El poder del amor.

El poder del amor.

Elisabeth Kubler Ross amor incondicional.jpg

Es muy fácil amar cuando solo nos enfocamos en lo bueno, por el contrario cuando se trata de ver las cosas que no nos gustan. Pero existe una gran lección que todos venimos a aprender a estar vida, y está relacionada justo con poder unir sin ningún tipo de diferencia las cosas que nos gustan, de las que no.

Quizás uno de los más grandes impedimentos que yo he vivido para poder amar incondicionalmente, ha sido el concepto de la perfección. Pues tenía la creencia que para dar y recibir amor era necesario serlo, pero en realidad esto es imposible. La perfección no solo no existe, sino que en sí, es imposible.

Ahí es donde se abre una enorme oportunidad para demostrar en verdad de que estamos hechos, amar todo sin importar si es “bueno” o “malo”. Lo que implica en primera instancia, aprender a vernos completamente desnudos sin ningún tipo de mascara.

Lo común para mí, ha sido justo eso, enmascarar mis defectos, hasta de mí mismo. Lo que termina siendo un enorme impedimento para amarme en cuanto a mi verdadero ser. Así que he ido tratando de liberar toda expectativa para amarme sin ningún tipo de limite ni condición.

De hecho, para poder amar la vida, aceptándola tal cual es, necesariamente hay que voltear hacia nuestro propio interior. Pues todo lo que se vive por fuera, es un reflejo de lo que tenemos por dentro.

Una vez que somos capaces de vernos completamente como somos, surge nuestra enorme capacidad de amar. Ahí es donde nuestra realización como seres de amor se logra.

Todo esto es algo que suena simple y sencillo, pero puede terminar siendo el reto de una vida. Para mí, lo importante esta en aprovechar las oportunidades que la vida nos pone para amar sin ningún tipo de limite.

En el amor, está nuestro origen y nuestro destino.

Namaste.

16_08_04_2 AA Pensamientos poderosos.jpg

El poder de aceptarse a uno mismo.

El poder de aceptarse a uno mismo.

Wayne Dyer poder aceptarse a mi mismo .jpg

Actualmente me encuentro fascinado, ya que encontré un libro que aborda de una manera maravillosa, el tema de la paternidad desde una perspectiva espiritual. Lo cual no es fácil de lograr cuando se trata de ser padre, pero más allá de escribir de eso -lo haré próximamente-, quiero escribir algo que muchos hemos vivido como hijos, lo cual nos ha hecho sufrir y nos puede llevar a liberarnos y reencontrarnos con el amor.

La mayoría de las personas, se convierten en padres, y lo hacen con la mejor intención, procurando hacerlo lo mejor posible, mas sin embargo el resultado es que muchos de los hijos terminamos actuando buscando algo, que no podemos encontrar, pues entre que no lo entendimos, y no nos lo supieron hacer entender, terminamos en dolor y sufrimiento, al buscar lo que no había que encontrar.

Lo peor, es que mientras alguien no se dé cuenta, estos patrones son transmitidos de generación en generación. El amor incondicional, es lo único que en realidad puede romper este patrón. Este es un derecho divino que tenemos todos, que se traduce en que hagamos lo que hagamos somos amados y valorados.

Esta aseveración, es algo que puede llegar a costar entender. Porque muchos hemos entendido que el amor se tiene que ganar de una u otra forma, con éxito, dinero, popularidad, por citar algunas cosas. Pero todo esto en realidad no nos llevan al destino. En el fondo lo que estamos buscando es ser aceptados, para ser amados.

Es algo que se da por sentado, que deberíamos saber que somos amados tal cual somos, que somos perfectos, pero la mayoría de nosotros, no tuvo las circunstancias adecuadas para sentir esta verdad. Esta razón es una aprendizaje espiritual que la mayoría compartimos.

La búsqueda de aceptación es algo que me ha hecho sufrir enormemente, pues cada vez que no lograba ser bueno, popular o exitoso sentía que todo se me derrumbaba, todo porque pensaba que estaba fracasando en lo que tenía que hacer para ser aceptado.

He tenido que aprender a quitar los condicionamientos a amarme. Haga lo que haga, en especial cuando las cosas no salen como yo espero. He visto que me siento mucho más pleno cuando lo hago de esa manera, sin ningún tipo de condición.

Curiosamente he descubierto que el amor a uno mismo es algo natural, no hay que forzar nada y fluye si lo dejamos. Creo que lo hemos olvidado, para encontrar una razón para aprender a través de la experiencia. En nuestro camino de descubrimiento personal, nos reencontramos con el amor.

Aceptarme, es amarme, y hacerlo es bendecirme.

Namaste.

 16_08_04 AA Pensamientos poderosos.jpg

La puerta de la abundancia.

La puerta de la abundancia.

Tony Robbins agradecido miedo desaparece abundancia aparece .jpg

La verdadera abundancia tiene que ver con una actitud ante la vida. Pues se puede tener mucho y vibrar en carencia o tener menos y sentirse pleno. Es justo una cosa la que genera la diferencia, lo que abre la puerta para todas las clases de abundancia.

En mi vida lo experimento claramente, cuando no me siento satisfecho, todo se vuelve una basura, muy diferente cuando es a la inversa. Es realmente lo interior lo que genera que las experiencias se vivan de una u otra forma.

Todo viene de la gratitud. Esta es la que marca la sensación de plenitud. Quién es agradecido con su presente seguramente lo será con su futuro.

Hay que saber diferenciar gratitud de conformismo. Ser agradecido no significa que no queramos o debamos cambiar algo de nuestras circunstancias, solo significa que aceptamos las cosas y decidimos ser felices. Al agradecer develamos los aprendizajes que la experiencia nos trae, y eso nos ayuda a poder fluir a través de ellas.

Es justo esta acción la que nos hace abrirnos a recibir, pues la queja o la inconformidad atrae más de eso. La gratitud nos conecta con flujo infinito de bendiciones. Atraemos justo en lo que nos enfocamos.

Una vez que la puerta se abre, con la llave de la gratitud, nuestra vida cambia y podemos en verdad disfrutar nuestro estado abundante.

La gran lección es aprender a ser feliz, justo en este preciso instante, sin nada más que querer serlo.

Namaste

AA Pensamientos poderosos.jpg

Esto pasó por creerle a mis miedos.

Esto pasó por creerle a mis miedos.

Tony Robbins enfocate en lo que quieres no temes .jpg

Hace algunos ayeres, siguiendo mi pasión por el futbol, decidí ser portero. Las primeras veces que empecé a practicar en la posición fue fabuloso, me encantaba volar y reaccionar rápido. Pero algo que jamás me imagine, fue que en está diversión iba a encontrar un enorme miedo, que me iba a terminar llevando a abandonar eso que tanto me gustaba, así como a sufrir enormemente.

Resulta que cuando llegaba la hora del partido, el temor de fallar, se apoderaba de mi. Era increíble, en los entrenamientos era buenísimo, pero llegaba el partido y me convertía totalmente en lo contrarío. Incluso en el camino surgió la broma de decirme el apodo de “Coladera”, el cual tenía la intención de retarme para ser imbatible, pero la realidad es que me creí esa afirmación.

Esta experiencia es algo que agradezco enormemente, ya que me ha permitido entender en carne propia como los miedos se pueden apoderar de mi, llevándome a hacer realidad eso que tanto temo. Pues esa preocupación por fallar, hacía que mi mente se enfocará en el fallo, hasta que ocurría.

Además se me hizo muy pero muy fácil renunciar. Es decir, a pesar de que tenía las habilidades, preferí creerme la historia de que no era suficientemente bueno, en vez de enfrentar mi miedo y crecerme ante el.

De esto se trata justo la vida, de enfrentar los miedos, y determinar que queremos creer de nosotros mismos. Nadie en realidad, mas que yo mismo, fue culpable del que yo me creyera una coladera, pude haber rechazado esa creencia, pero fue más fácil escuchar la voz de mi miedo y creerme que era más pequeño de lo que en realidad soy.

Además lo que me estaba yo diciendo por dentro era algo así como “no voy a fallar, no voy a fallar, ¡auch!, fallé otra vez, no sirvo para esto”. Si tan solo hubiera yo aceptado mi miedo, me hubiera permitirlo enfrentarlo como lo hice años después, cuando regresé a las porterías, lo que me permitía vencer ese miedo además de divertirme a pesar de la presión.

Los miedos están ahí, son oportunidades para crecer, necesitamos identificarlos y sobretodo aceptar el reto de ir más allá de ellos. Nadie es más pequeño que sus miedos.

Todo se trata de hacerle caso al poder de nuestra luz, en lugar del de nuestra oscuridad.

Namasté.

16_07_03 AA Pensamientos poderosos.jpg