Honro sobretodo mis cicatrices.

Honro sobretodo mis cicatrices.

AA v1 Frases .jpg

Hoy siendo el ultimo día del año, es un momento muy natural para hacer la revisión de todo lo que pasó en el año. Aunque sin importar si fue más “bueno” o más “malo”, a lo que le demos foco, es a lo que le daremos fuerza. Por eso es tan importante soltar que lo que no queremos, y conservar lo que nos deja. Por eso es tan vital, en mi opinión, honrar tus logros, honrar tus aprendizajes, honrar tu año.

Para mi este año, fue bastante retador. Hubieron muchas situaciones que sentí que me tiraron al piso, pero por fortuna, entendí algo muy sencillo, tengo la fuerza para levantarme cada vez que me caiga. Además todo es parte de los aprendizajes que necesito para hacerme más fuerte, una lección a la vez.

Lo más interesante, es que a pesar que ha sido un año intenso, y eso quizás me puso un poco a la defensiva. Cuando hago ciertas revisiones, realmente ha sido un año positivo para mi, algunos logros muy interesantes se han dado, pero quizás el más importante es, confiar en mi.

Por otro lado, creo que si logramos quitar las etiquetas de “bueno” o “malo”, y lo cambiamos a perfecto, todo cobra mucho más sentido. Todo lo que pasa en nuestra vida, si lo tomamos para crecer, en definitiva nos va ayudar a ser más felices.

Hay años en donde todo sale a pedir de boca, y otros donde simplemente parece que lo mejor es cuando termina. La cuestión esta en que podemos sacar para ser mejores, y que esto se refleje en nuestra vida. Aunque me cuesta admitirlo, las situaciones incomodas, son las que nos hacen disfrutar y valorar cuando estamos en comodidad.

Todo pasa por una razón espiritual. Las experiencias pueden ser más fáciles o más difíciles en la medida que estemos abiertos a encontrarla. La intensidad se puede convertir en diversión.

La gratitud, elevada a la practica de honrar, termina conectándonos con esa razón espiritual. Lo mejor es que nos pone en una vibración para atraer situaciones amorosas. El reto esta en aprender a honrar lo que nos incomoda, aunque es más fácil cuando vemos a las situaciones como maestras.

Yo honro hoy en este año, mucho más a esas situaciones incomodas, las agradezco, por que me han hecho crecer. Quizás algunas hasta me han dejado cicatrices, pero aunque me quitan la ilusión de perfección, realmente las valoro, y estarán ahí para recordarme la lección por siempre.

Por supuesto que también honro las cosas que salieron fácil, son muchas las cosas que agradezco a la vida.

También honro a lo que se ha tenido que ir, tanto me haya gustado o no, reconozco que es parte del ciclo de la vida, agradezco lo que me dejo, y me preparo para lo que viene.

Así que te invito a que honres el mayor número de cosas que te vengan a la mente, trata de cerrar el año con gratitud, honra a lo que se ha tenido que ir, y verás como empiezas este nuestro ciclo con el pie derecho.

Namasté

pd. Te honro a ti, que me has acompañado por este año. Hace un año, esta muerto de miedo por lo que iba a pasar con este espacio, me estaba cuestionado si estaba haciendo lo correcto en empezar a compartir mi luz. Y aunque han habido muchas situaciones, la verdad es que me llevo mucha gratitud de haberlo hecho. Estoy listo para las sorpresas que vienen en este año que esta por comenzar. ¡Que recibas muchas bendiciones!

Cuando los demás son los culpables.

Cuando los demás son los culpables.

El dolor que se siente cuando alguien más ha sido el culpable, de que algo no salga del todo bien en nuestra vida, es inmenso. Y más, si sentimos que han sido una barrera para nuestro crecimiento. Aunque esta sensación, no solo no nos ayuda, sino que nos detiene y nos daña. Tanto emocional como en nuestro crecimiento, aprender a tomar las cosas, es clave para en realidad ser feliz.

A mi me pasa muy seguido, que suelo hacer responsables a los demás de las cosas. Sobretodo cuando los demás no actúan como yo quiero. Lo que en realidad es una falta de respeto a la individualidad de cada quien. Me siento enormemente frustrado y en ocasiones también traicionado.

Me es muy fácil culpar a los demás de que las cosas no salgan en mi vida como quiero. No lo voy a negar, es delicioso dedicar mi energía a despedazar a la gente que siento que me esta afectando. Aunque la verdad, es que esto me aleja bastante del amor.

Quizás lo más grave, es que esta actitud deja heridas profundas en el corazón. Que a menos que las identifiquemos, las estaremos cargando y sufriendo por ellas inconscientemente. Por si fuera poco, está forma de actuar, nos impide darnos cuenta de que en realidad el poder está en nosotros. La única forma de tomar el control del el, es asumiendo la responsabilidad.

Yo había creído falsamente, que cuando las cosas no salían como yo quería, era por que mi poder no servía para nada. Pero nada más lejos de la verdad. Mi confusión radicaba, en que las cosas funcionan en una interacción entre el universo y nosotros. Además se sumas los aprendizajes que nos tocan vivir, y que en algún lado escogimos.

Es imposible controlar las circunstancias, pero eso no significa que seamos menos poderosos. Pero por el contrario al aceptarlas, asumimos nuestro poder, y si confiamos en nosotros, liberamos la capacidad de salir a delante o de seguir, y tarde o temprano, llegar a nuestros destinos.

Los demás son un gran pretexto para renunciar, pues al culparlos, estamos entregándoles el poder. En lugar de ver que podemos ser más que las circunstancias. Claro que esto no significa que si alguien nos ha hecho dañado no sea responsable, solo que cargar la culpa, ira o el rencor nos termina consumiendo por dentro.

En lugar de buscar culpables, nuestra energía se fortalece si buscamos maestros. ¿Que me puede enseñar esta situación/persona? La respuesta no solo trae tranquilidad, sino que además nos abrimos a las soluciones divinas. Los milagros ocurren en el momento en que aceptamos el aprendizaje y nos permitimos que las cosas fluyan.

Echar o asumir culpas nos bloquea, mientras que estar en paz, nos empodera.

Namasté.

No es fácil, pero es mejor.

No es fácil, pero es mejor.

Von goethe.jpg

Hablar con la verdad, es para mí, una de las cosas más difíciles del universo. Pues al querer hacerlo, aparecen muchos miedos, que me hacen que se me haga muy difícil. Pero por otro lado, no hablar las cosas, trae enormes desventajas. Así que siempre va a convenir asumir este gran reto espiritual, y hablar con claridad.

Por un lado, esta hablar la verdad hacia los demás, pero la verdad es que para poder hacerlo, primero hay que estar consciente de ella. Fue imposible expresar mis sentimientos y opiniones, por qué durante mucho tiempo, no los registraba. Era como si no existieran.

Ya ni vale la pena analizar si era por que bloqueaba mis emociones o por alguna otra razón. Lo que es un hecho, es que no estaba claro de lo que quería y sentía. Así que no podía expresar mi verdad.

Eso me llevo a ceder, más inconsciente que conscientemente.

Otra razón importante que me impedía expresar mis opiniones, era el miedo al rechazo. No sé por qué, me convencí de que si no opinaba lo mismo que los demás, iba a ser rechazado. Pero esto está totalmente alejado de la verdad. Obvio hay formas, y no a todos les puede gustar lo que yo digo o expreso. Pero no hay mejor camino que ser fiel a uno mismo.

También he experimentado, mucho conflicto cuando quiero manifestar una inconformidad o terminar algún acuerdo. Sin darme cuenta, muchas veces el miedo a que las cosas salgan mal, se apodera de mí. Pero la realidad, es que cuando expreso las cosas desde el corazón, las cosas caminan y resuelven de la mejor manera para ambas partes.

Definitivamente no es fácil decir la verdad. Pero la verdad es que cuando no lo hago, una intranquilidad normalmente inconsciente se apodera invariablemente de mí. Sé que me he alejado del amor.

Por el contrario, cuando hablo con la verdad, me siento mucho más tranquilo. Ese es el camino.

Me he topado con gente que percibo que claramente no está diciendo la verdad, lo cual a veces me molesta. Pero luego entiendo y logro ser compasivo, al entender que es algún miedo lo que les está haciendo actuar. Eso no significa que tenga que ignorar la situación, solo que no gano nada cargando algún tipo de rencor.

Lo mejor, es hablar con la verdad, para hacerlo solo hay que permitir que el amor sea el que dicte las palabras y nuestras acciones.

Namaste.

 16_09_03 AA Pensamientos poderosos.jpg

Para que pasan cosas “malas”.

Para que pasan cosas “malas”.

Oprah cada cosa pasa por una razon .jpg

La aceptación es una de los actos espirituales más profundos que uno puede hacer. Pero hay muchas cosas en esta vida, que realmente son difíciles de aceptar, o incluso de entender cómo es que Dios, siendo amor, las permite. Lograr entender este hecho, es algo que sin duda nos permite poder vivir en una verdadera comunión con la vida.

Para poder entender por qué pasan las cosas, hay que recordar porque estamos en esta vida: para aprender. Sin duda la mejor forma de hacerlo, es a través de la experiencia.

Es justo por eso, para generar una experiencia, el por qué pasan las cosas más dolorosas y tristes en este mundo. La mejor analogía es lo que pasa con los niños, puedes decirles que les puede pasar algo, incluso lo pueden hasta saber, pero no es hasta que les pasa en realidad, que lo entienden.

Cada persona, tiene un plan divino, una razón para estar aquí. Es justo esa razón la que determina qué tipo de experiencias les toca vivir. Al final, aunque parezca duro de creer, todo, no es más que una travesía para encontrar el amor más profundo que hay en todo.

También hay que recordar, que al alma, no le pasa nada. Por muy duras que las experiencias puedan ser, esta permanece intacta. Solo entendiendo, de una u otra forma la razón espiritual, por las que pasan las cosas, es cómo podemos aceptarlas.

Yo sufría por todas las “injusticias” que veía en el mundo. Las hacía mías, y me negaba a entender que Dios siendo todo bondad, permitiría que nos pasaran cosas. La realidad, es que Dios es amor, tan es así, que nos permite vivir las experiencias que necesitamos a nivel de nuestra alma. A esto se le conoce libre albedrío.

Pero si vemos con los ojos del cuerpo, las cosas se ven imposibles. Solo cuando entendemos las razones divinas, es como podemos entender que todo lo que pasa es perfecto. Aun cuando las cosas se ven exageradamente dramáticas, en el fondo todo pasa para bien a nivel espiritual.

Ahí es donde los que logran empezar a integrar su espiritualidad a su vida diaria, empiezan a vivir de una manera diferente, pues al aceptar tus experiencias, y aceptas tu aprendizaje, hace que puedas ser feliz, sea como sea.

El amor está en todas nuestras experiencias, solo necesitamos permitirnos sentirlo.

Namaste.

 16_09_02 AA Pensamientos poderosos.jpg

¿Y si todo estuviera en el lugar perfecto?

¿Y si todo estuviera en el lugar perfecto?

Cheryl Richardson confío en la perfeccion divina.jpg

Nada, absolutamente nada, está en nuestras vidas por casualidad. Pero muchos sabemos o hemos escuchado que el universo nos provee de todo lo que pidamos. Así que es muy normal y común, que cuando por alguna razón no estemos donde queramos, nos sentimos frustrados, lo que hace que nos demos por vencidos, dejando de recibir lo que tanto hemos pedido.

 

Pero lo que ocurre, es que hemos olvidado un dato fundamental: el orden divino. Este es el que determina la mayor parte de los acontecimientos que pasan en nuestro alrededor. No por casualidad, sino por causalidad. Pues todo está, como esta, por alguna razón.

 

De hecho, todo está en su perfecto lugar. Claro que esto es algo que a nuestro ego le molesta, y mucho. Es justo lo que hay que observar, pues es que hay en realidad, una lección que hay por aprender.

 

Cuando las cosas no están donde uno quiere, no es porque se nos haya negado. Sino porque hay algo que necesitamos aprender o experimentar para pueda llegar.

 

La mejor forma de liberar algo, es sin duda encontrando la razón para que las cosas estén ahí. También no hay que perder de vista, que no es una negativa, sino un aprendizaje. El cual seguramente es algo que nuestra alma necesitar experimentar.

 

Nuestra vida está destinada a ser llenada de gozo. Aunque para eso necesitamos aceptar nuestras lecciones, fluyendo con las experiencias que nos toca vivir.

 

Claro que es horriblemente frustrante cuando las cosas no salen como queremos. Ahí es donde nos agarra el ego y aprovecha la ocasión para decirnos que todo nos sale mal. La mejor cura es fijarnos en el proceso, en lugar del objetivo. Pues si nuestra energía está enfocada en el resultado, nos complica el proceso.

 

La clave está en disfrutar el camino, aunque a veces sea incómodo. Es el perfecto. Créeme y ten fe, es necesario confiar que las cosas están en su perfecto lugar. Curiosamente es la clave para que todo fluya de mejor forma.

 

Cuando aceptamos nuestro presente, permitimos que fluya, pero sobretodo nos permitimos disfrutarlo.

 

Namaste.

 

 

16_09_02 AA Pensamientos poderosos.jpg

Permitir que las cosas pasen.

Permitir que las cosas pasen.

Paulo Coelho .jpg

Cada vez que tomo una decisión, por arte de magia, empieza a pasar por mi mente, todas las cosas que pudieron salir diferente en torno a eso. Sin darme cuenta, estoy envuelto en una serie de posibilidades, que me afectan enormemente, tanto que muchas veces termino sufriendo. Así que es importante entender por qué pasa esto, las afectaciones y cómo manejarlo.

En realidad, lo que sucede, es que estos pensamientos o análisis, me afectan en mi conexión con el presente. Mi energía se empieza a dispersar, y sobretodo me resisto a la experiencia del momento.

Por si fuera poco, difícilmente podremos tomar decisiones o estar en situaciones perfectas. Obvio que algunas lo serán, pero es imposible que todo lo que hagamos sea lo ideal. Así que es importante entender esto, para que nos abramos a que pase lo que tenga que pasar.

Cada vez que me he resistido a una situación, como por ejemplo, asistir a una clase de yoga con un determinado maestro, y este no llega a la clase, me impido a mí mismo disfrutar de la posibilidad que dicha experiencia me trae. Esto es derivado, a que estoy enfocado en el resultado y no el proceso.

Creo que una de las claves para disfrutar de mejor manera nuestra vida, es aprendiendo a disfrutar el camino sea, cual sea. Pero lo que sucede en realidad, es que nos generamos una enorme cantidad de expectativas, y es justo en ese instante, que ya complicamos de sobremanera las cosas.

Además cuando quiero controlar que las cosas pasen de una u otra manera, hay un miedo detrás que me está afectando. Permitir que las cosas pasen, es dejar que lo divino haga de las suyas. Es decir, que pase lo que tenga que pasar. Estar abiertos a la experiencia, nos permite no solo disfrutarla, sino aprender de ella y crecer.

Desde que tengo menos expectativas, puedo presumir que vivo más relajado. El control hace que gastemos nuestra energía muy ineficientemente. Muy diferente, cuando fuimos con las circunstancias de lo divino.

Por eso es tan importante aprender a confiar, pues es la mejor forma de practicar nuestro optimismo, atrayendo las situaciones que sean para nuestro más alto bien. Cuando permitimos que las cosas pasen, nos alineamos a lo que nos toca vivir, y a las bendiciones que estas experiencias están destinadas a traernos.

Namaste.

 16_09_02 AA Pensamientos poderosos.jpg

¡Sin duda! Es difícil aceptarlo.

¡Sin duda! Es difícil aceptarlo.

AA Frases celebres al encuentro del amor .jpg

 

 

Una de las cosas que más le molesta a Karla, mi esposa, es que después de haber hecho algo inadecuadamente, me niegue infantilmente a aceptarlo. Y es que tal como lo comento al principio, no asumir la responsabilidad, es una reacción infantil. Con la consecuente afectación de que la responsabilidad, es la que nos lleva sin libramientos a la felicidad.

 

Lo que yo me cuestiono enormemente es: ¿Por qué no simplemente reconozco que me equivoqué?. Me cuesta encontrar la respuesta, creo principalmente porque me molesta decepcionarme de mi mismo, al ver que no soy lo perfecto que me encantaría ser. Me duele, incluso lagrimo mientras lo escribo.

 

En algún momento asocie en mi vida, que necesitaba ser perfecto para ser amado y aceptado. Así que esa sensación de riesgo de ser rechazado surge, cuando cometo alguna equivocación. Pero resulta, que el ser humano es tan complejo, que siempre, siempre se va equivocar. Es parte de su experiencia. Ahí está lo interesante, si sigo pretendiendo ser perfecto, sufriré enormemente.

 

Sumado a todo esto, aun cuando estoy consciente, me sigue costando aceptar mis errores. No solo por lo que mencionaba anteriormente, sino porque además me duele a mi orgullo aceptar sus consecuencias. Quizás porque aún hay un gran grado de inmadurez en mí, lo que me hace aún actuar como niño. Pero por favor, no se lo digas a nadie. 😉

 

Lo mejor de todo, es que hay otro camino, se llama la compasión. Es amarme sin condiciones, sin límites, y pase lo que pase.

 

Otra manera de verlo, es entregar mi necesidad de ser perfecto a lo divino. Ya que es mi miedo terrenal, el que me hace sentir que algo malo me va a pasar cuando la riego. En cambio sí permito que mi luz fluya, todo se transforma, lo que hace que mis tropiezos, se vuelvan en lecciones.

 

No es hasta que aprendemos a vernos con humor, que podemos desmitificar la tendencia a creer que es malo equivocarnos. Lo cual va a pasar, consciente o inconscientemente. Pero cuando aceptamos y ofrecemos sinceras disculpas, lo mejor pasa para el más alto bien de todas las personas.

 

Es importante entender que los demás nos pueden perdonar o no, pero si nos perdonamos a nosotros mismos, ya no cargaremos con ese remordimiento, y ayudaremos a los otros a que no carguen rencor, pues les será más fácil perdonar. Pero eso ya le toca a los demás. Lo importante es tener la intención de fluir en amor en nuestras relaciones, lo cual es todo un tema, punto y aparte, pero no quería dejar de mencionarlo.

 

Así que atrévete a aceptar tus errores, no solo se fluye mejor, sino que se vive mejor.

 

Namaste.

16.09.01 AA Pensamientos poderosos.jpg

Aveces la realidad marea.

Aveces la realidad marea.

Teal Swan emociones AA Frases celebres al encuentro del amor .jpg

Constantemente me encuentro en una situación con respecto a mis emociones, me marean a tal grado que empiezo a ver como si todo estuviera de cabeza, aunque no fuese así. En esas ocasiones, no me queda más que aceptar las cosas, y hacer algo para que en verdad pueda sobrellevar la situación.

 

Lo que hago es relativamente simple, escucho y siento mi emoción. Entonces dimensiono todo. Algo detonó lo que me hace pensar que todo está para llorar. Ahí es donde un poco de inteligencia emocional aplica, me observo alterado y con eso busco cuidar actuar sin que mi estado afecte mis acciones.

 

También suelo ir a la raíz de lo que genera la emoción, aunque eso requiere un poco más la habilidad de consultar con tu interior. Me ayudó mucho tener maestros que me ayudaron mediante la meditación a encontrar el origen emocional de mi sentir. Eso fue lo que me ha permitido tener cierta facilidad para encontrar la raíz de lo que detona todo.

 

Siempre, siempre hay un miedo a algo. A mí me ha servido mucho identificar mi miedo, para poder no solo liberarlo sino ser compasivo conmigo mismo.

 

Pero por otro lado, la inteligencia radica en poder separar los hechos de las percepciones. Cuando siento que todo en mi trabajo está mal, empiezo a analizar en realidad como están las cosas, obvio jamás esta tan mal como mis emociones me hacen sentir. Entonces me empiezo a auto convencer de cómo están las cosas en realidad.

 

De hecho me ha pasado, que  me siento terrible como si todo estuviera mal, cuando realmente las cosas están caminando de maravilla. Es justo ahí donde es importante detectarme y detenerme. Lo más valioso que he podido entender, es que tengo la capacidad de redirigir mis emociones.

 

Así que me permito escuchar mis emociones, ya que al sentirlas, puedo ser capaz de regresar las aguas a su nivel. La verdad, es que las emociones están ahí para ser nuestras guías, puede ser intenso, pero cuando estas fluyen no hay nada más pleno que vivir con la consciencia de ellas.

 

Son muchas cosas del exterior, que pueden detonar toda la gama de emociones. Pero a su vez, esta en nuestro interior la capacidad para hacerlas fluir y crecer gracias a ellas.

 

Namaste.16.08.05 AA Pensamientos poderosos.jpg

Una dañina reacción normal.

Una dañina reacción normal.

AA Frases al encuentro del amor.jpg

Si hay algo que puedo presumir, es que soy un gran represor de mi enojo. La verdad es que es muy difícil verme enojado. Pero eso no solo no significa que no suceda esa emoción en mí, sino que en realidad sucede y me hace actuar de maneras que lo expresan sin que yo me dé cuenta.

A esto se le llama ser una persona agresiva pasiva. Creo que es una de las formas de manejar el enojo más fuertes, al no estar conscientes de ellas. Pero, sucede que la energía de una emoción tiende fluir, lo que hace que nuestro comportamiento sea influenciado con el enojo. Los resultados desgraciadamente no terminan siendo positivos.

El enojo es una emoción normal, la cual hay que permitirnos sentir. No solo para hacerla fluir, sino que está también nos ayuda a protegernos a nosotros mismos. Pero necesitamos usar nuestra razón y conducir la emoción de forma positiva y amorosa.

Manejar correctamente el enojo, implica lograr que este nos traiga algo positivo.

Al principio cuando no sabía que hacer con mi enojo, la culpa se apoderaba de mí, en todos los destinos. Si me enojaba, me sentía culpable por perder el control, si no me enojaba, me sentía culpable por dejarme, así que no había una consecuencia con la que me sintiera a gusto.

La creencia común del enojo es la de pensar que debemos hacer pagar a otros por los platos rotos. Desgraciadamente, eso no es amoroso, y al final lo sabemos pues no logramos sentirnos en paz interior. ¡Si! es muy tentador querer hacer que alguien pague las facturas, pero no saldrá nada constructivo de eso.

Así que hay que aprender a expresar el enojo. A mí me sirve calmarme para no desbordarme. Pues cuando estoy muy enojado -lo cual ya me permito estar- probablemente no solo no veré las cosas objetivamente, sino que además mis acciones seguramente me generarán un daño directo o indirecto. El ego es el que estará controlando mis acciones.

En cambio sí me calmo y busco que las cosas sean para el más alto bien de todos los involucrados, es mucho más fácil que las cosas salgan de lo mejor. Al final podemos saber que tan bien nos fue, según la paz interior que experimentemos.

A mí me ha servido enormidades entender algo muy sencillo, yo no soy el juez y el verdugo de las acciones de nadie. Eso le queda al karma. Pues al final toda acción trae una reacción. La decisión está en cómo queremos vivir sin en paz interior o lejos de ella.

Nuestras experiencias vienen de a que parte de nuestro ser escuchamos, la amorosa o la temerosa.

Namaste.

16.08.05 AA Pensamientos poderosos.jpg

La ilusa necesidad de ser competitivo/a.

La ilusa necesidad de ser competitivo/a.

Louise Hay amor cura milagrosa.jpg

La competitividad es algo creo que todos los seres humanos vivimos, pues creemos que la necesitamos para ser feliz, pero la realidad es que es todo lo contrario. Sucede que esa necesidad de ser el mejor, bueno o perfecto, no son más que actitudes subjetivas que vienen del ego, lo cual casi siempre, nos aleja del amor.

 

Somos muchos los que hemos creído que nos necesitamos ganar el amor. En un nivel subconsciente empezamos en nuestra propia familia creyendo que teníamos que ganarnos el amor de nuestros papás, y probablemente sentimos que nuestros hermanos eran competencia de ese amor o incluso que nos lo podían quitar.

 

Esa creencia nos llevó a creer que necesitamos ser mejor que los demás para sobresalir, incluso los demás de repente se pudieron convertir en una falsa amenaza para nuestra felicidad, y es entonces donde después de haber logrado ser el mejor o no, nos vemos forzados a descubrir si en realidad eso nos está acercando o alejando del objetivo. A lo cual, seguramente terminemos descubriendo que es una búsqueda incesante que jamás llega a un fin.

 

Si llegamos a ser el mejor, necesitaremos volverlo a ser, porque no es permanente. Cuando lo dejamos de ser, probablemente sintamos un enorme vacío por dejar de serlo. Si no lo hemos logrado, nos sentiremos derrotados o esperanzados de lograrlo y así poder de una vez por todas sentirnos completos.

 

Pero en realidad esta es una tremenda búsqueda infructuosa. En el fondo lo que estamos buscando es sentirnos amados, aceptados, reconocidos. El detalle está, en que esa necesidad solo se satisface en el interior.

 

La necesidad de ser competitivo viene desde el miedo de no ser suficiente, de no ser merecedor del amor. En cambio la excelencia de ser la mejor versión de nosotros viene del amor, y está libre de expectativas.

 

Ser competitivo condiciona nuestra felicidad, a un evento futuro. Mientras que ser amoroso, nos acepta en el momento presente, eso es en realidad lo único que nos puede hacer sentir plenos. La vida es abundante, hay para todos, y todos tenemos el derecho divino de expresar nuestro verdadero ser, lo cual es plenamente respaldado por el universo.

 

La decisión está entre elegir el pensamiento limitante que viene del miedo, o elegir el pensamiento abundante que viene de lo infinito del universo.

 

Namaste.

16_08_04_2 AA Pensamientos poderosos.jpg