Por mi bien lo tuve que hacer.

Por mi bien lo tuve que hacer.

Me tome unos días de no compartir como usualmente lo hago. Simplemente llegué a un punto en el que no me salía tan natural como normalmente me gusta. Me sentía saturado y totalmente abrumado. Así que a pesar de lo disciplinado que soy con mi agenda, dejé muchas cosas por un momento. Hoy que empiezo a regresar a mi normalidad, veo que fue una gran decisión.

Estos días cercanos a la navidad, suelen ser días llenos de compromisos, los cuales en su mayoría, representan una energía de dar de nosotros, o dicho de otra forma, son eventos que nos absorben nuestra energía. Sino logramos darnos un espacio para restaurarnos, un fuerte desequilibrio, nos puede terminar afectando tarde o temprano.

Por eso he tenido, un poco más a la fuerza, que por gusto, relajarme y sobrellevar los días lo mejor posible, en lo que gradualmente me voy dando espacio para recuperar la energía que he dado.

Y es que por alguna razón, de algún lado hemos sacado que lo mejor en la vida es dar -lo cual es correcto-,pero para poder dar hay que tener, ahí es donde se perfecciona el amor. Dar desde el corazón lleno, no desde el vacío o la carencia.

Para poder servir al universo, necesitamos estar bien nosotros mismos. Yo pensaba que era egoísta tomarme tiempo para mi, y aunque bajo algunas perspectivas lo podría ser, si dejamos este juicio de si lo es o no, lo que realmente es cierto , es que necesitamos tiempo y espacio. Las demandas del exterior, suelen usar nuestra energía, la cual es básica para que podamos ser feliz.

Es importante tener siempre en mente, que ser feliz es nuestro mas elevado propósito de vida.

Incluso, tuve que dejar de escribir, ya que me di cuenta que mis palabras no estaban fluyendo como me gusta. No me estaba saliendo tan natural como me gusta hacerlo. Incluso dar clases de Yoga que me fascina, estaba siendo ya más una presión que un disfrute. Esa es una absoluta señal de que hay que detenerse, para poder más adelante continuar.  Sentí que era momento de cambiar un poco la rutina.

Así que hoy respiro profundo, y aunque no he podido recuperarme del todo, me amo tal y como estoy. Me siento bien, suelto la necesidad de ser perfecto y cumplir con todos los compromisos. Lo cual me lleva realmente a actuar desde un espacio de amor.

Por mi bien, elijo ser feliz.

Namasté

La importancia de recibir.

La importancia de recibir.

AA Wayne Dyer abundancia.jpg

Para poder vivir en abundancia, es indispensable poder permitir que esta se haga presente en tu vida, a través de algo que suena sencillo, pero realmente puede llegar ser retador: recibir. Aunque puede parecer algo fácil, realmente aquí están envueltos muchos aprendizajes espirituales, que en la medida que los tenemos nos vamos pudiendo abrir más y más a vivir en plenitud.

Recibir implica muchas cosas, desde ayuda, hasta halagos. Detrás de esto, esta algo muy importante, el sentirse merecedor. Solo es a través de serlo, que se puede estar abierto para recibir todas las bendiciones que el universo tiene para ti.

Desde muy pequeño, me ha costado mucho este tema, primero por que sentía que recibir ayuda me hacia una persona sin valor, y segundo por que cuando alguien me felicitaba, sentía que no merecía el crédito. De hecho, llego a ser tan fuerte, que recuerdo que no me gustaba que me felicitaran para mi cumpleaños, los regalos que me daban, aunque me gustaban, no los podía disfrutar en lo más mínimo. ¡Me había convencido yo mismo, que no merecía recibir!

Lo más fuerte de todo esto, es que no estaba consciente del asunto. Tan es así, que pensaba que era normal, y ni siquiera me cuestionaba por que cada vez que alguien tenía un gesto amable conmigo, en lugar de tomarlo bien, lo tomaba como todo lo contrario.

Fue después de ir primero trabajando con mi autoestima, que pude darme cuenta que estaba totalmente bloqueado a recibir. De hecho sentía que cuando lo hacía me estaba fallando a mi mismo, por eso me sentía tan mal.

Pero poco a poco, me di cuenta que el amor se perfecciona cuando se da y se recibe en equilibrio. Es justo eso lo que nos hace vivir en perfecta abundancia, y en plenitud. Dar, pero también permitirnos recibir. De hecho, es importante dejarnos amar, y eso solo se logra dejando que los demás nos muestren su afecto, ¡Lo merecemos!

Lo otro que he ido poco a poco logrando, es el tema de aceptar los halagos y reconocimientos. He solido ser tan exigente conmigo, que nunca llegaba a alcanzar el estándar, de lo que consideraba adecuado para merecer mi propio reconocimiento y por ende el de los demás. Pero eso no era más que una total y absoluto engaño subjetivo de mi ego.

Algo muy interesante de este asunto de la abundancia, es que todos tenemos grandes lecciones espirituales al respecto. Pues son muchos los que tienen dinero, pero no salud. O tienen tiempo, pero no dinero, por citar algunas cosas. Creo que todos necesitamos aprender y trabajar en las áreas en las que necesitamos ser abundantes.

Es importante recordar, que nuestra naturaleza es abundante.

Namaste.AA pensamientos poderosos abundancia.jpg

La importancia de la energia.

La importancia de la energia.

Soy una persona que le gusta estar en muchas cosas a la vez, no se, si debido a mi creatividad, que me gusta estar haciendo cosas nuevas todo el tiempo, o que me emociona aprender nuevas cosas, pero la realidad es que aunque parecería algo muy bueno, eso de hacer muchas cosas, sin control me ha hecho pasar serios apuros.

Todo esto tiene que ver con un tema de energía. La cual es la que nos permite enfocarnos y lograr cosas en nuestra vida. La energía es limitada, por lo que al dispersarla se agota y no da para mucho.

Además la energía se puede multiplicar o esfumar dependiendo si esta se usa en cosas amorosas, que vienen de lo que nos entusiasma, o en situaciones que vienen del miedo, como son la ira, el rencor o la culpa.

Cada vez que me enfrasco en discutir con alguien, en seguida siento como mi energía se esfuma. La culpa ha sido históricamente la razón por la que pierdo la mayor cantidad de energía en mi vida. Siendo el gran problema, que al gastar mi energía ahí, me quedo sin energía para enfocarme en ser feliz.

Así de fácil, en lo que siembro mi energía, es lo que cosecho.

Debido a esto he tenido que aprender a ponerme limites, para no estar en demasiadas cosas a la vez, y terminar desgastado. Incluso me he dado cuenta, que aunque me enfoque en las cosas que me apasionan, si son muchas, termino liquidado energéticamente, y eso ya no fue amoroso, quise hacer demasiado. Abusé de mi energía.

Esto me ha hecho entender algo igualmente importante, y es relacionado a mi paz interior. Hasta que no he ido encontrando el equilibrio en el número de actividades que puedo hacer, y poner mi limite de las que no, la tranquilidad no llega.

Me encantaría hacer muchas cosas, pero no puedo. Así que tengo que priorizar. Una actividad muy amorosa, pues establece limites y da claridad de en donde hay que enfocarse. No es fácil, pues la emoción quiere abarcar todo, pero eso implica que no termine haciendo nada. Sumado a que termino desgastado.

Aprender a usar mi energía, me ha dado plenitud. Solo por el sencillo hecho, de que la enfoco en donde se renueva y en donde me llena. Saber invertir mi energía, me ha permitido vivir más pleno. demás de darme cuenta cuando sucede algo que me esta haciendo invertirla incorrectamente, y corregir el camino, pues me doy cuenta de que me quedando agotado.

Namasté.16_02_27 AA afirmaciones.jpg