Por mi bien lo tuve que hacer.

Por mi bien lo tuve que hacer.

Me tome unos días de no compartir como usualmente lo hago. Simplemente llegué a un punto en el que no me salía tan natural como normalmente me gusta. Me sentía saturado y totalmente abrumado. Así que a pesar de lo disciplinado que soy con mi agenda, dejé muchas cosas por un momento. Hoy que empiezo a regresar a mi normalidad, veo que fue una gran decisión.

Estos días cercanos a la navidad, suelen ser días llenos de compromisos, los cuales en su mayoría, representan una energía de dar de nosotros, o dicho de otra forma, son eventos que nos absorben nuestra energía. Sino logramos darnos un espacio para restaurarnos, un fuerte desequilibrio, nos puede terminar afectando tarde o temprano.

Por eso he tenido, un poco más a la fuerza, que por gusto, relajarme y sobrellevar los días lo mejor posible, en lo que gradualmente me voy dando espacio para recuperar la energía que he dado.

Y es que por alguna razón, de algún lado hemos sacado que lo mejor en la vida es dar -lo cual es correcto-,pero para poder dar hay que tener, ahí es donde se perfecciona el amor. Dar desde el corazón lleno, no desde el vacío o la carencia.

Para poder servir al universo, necesitamos estar bien nosotros mismos. Yo pensaba que era egoísta tomarme tiempo para mi, y aunque bajo algunas perspectivas lo podría ser, si dejamos este juicio de si lo es o no, lo que realmente es cierto , es que necesitamos tiempo y espacio. Las demandas del exterior, suelen usar nuestra energía, la cual es básica para que podamos ser feliz.

Es importante tener siempre en mente, que ser feliz es nuestro mas elevado propósito de vida.

Incluso, tuve que dejar de escribir, ya que me di cuenta que mis palabras no estaban fluyendo como me gusta. No me estaba saliendo tan natural como me gusta hacerlo. Incluso dar clases de Yoga que me fascina, estaba siendo ya más una presión que un disfrute. Esa es una absoluta señal de que hay que detenerse, para poder más adelante continuar.  Sentí que era momento de cambiar un poco la rutina.

Así que hoy respiro profundo, y aunque no he podido recuperarme del todo, me amo tal y como estoy. Me siento bien, suelto la necesidad de ser perfecto y cumplir con todos los compromisos. Lo cual me lleva realmente a actuar desde un espacio de amor.

Por mi bien, elijo ser feliz.

Namasté

Anuncios
¿Y si todo estuviera en el lugar perfecto?

¿Y si todo estuviera en el lugar perfecto?

Cheryl Richardson confío en la perfeccion divina.jpg

Nada, absolutamente nada, está en nuestras vidas por casualidad. Pero muchos sabemos o hemos escuchado que el universo nos provee de todo lo que pidamos. Así que es muy normal y común, que cuando por alguna razón no estemos donde queramos, nos sentimos frustrados, lo que hace que nos demos por vencidos, dejando de recibir lo que tanto hemos pedido.

 

Pero lo que ocurre, es que hemos olvidado un dato fundamental: el orden divino. Este es el que determina la mayor parte de los acontecimientos que pasan en nuestro alrededor. No por casualidad, sino por causalidad. Pues todo está, como esta, por alguna razón.

 

De hecho, todo está en su perfecto lugar. Claro que esto es algo que a nuestro ego le molesta, y mucho. Es justo lo que hay que observar, pues es que hay en realidad, una lección que hay por aprender.

 

Cuando las cosas no están donde uno quiere, no es porque se nos haya negado. Sino porque hay algo que necesitamos aprender o experimentar para pueda llegar.

 

La mejor forma de liberar algo, es sin duda encontrando la razón para que las cosas estén ahí. También no hay que perder de vista, que no es una negativa, sino un aprendizaje. El cual seguramente es algo que nuestra alma necesitar experimentar.

 

Nuestra vida está destinada a ser llenada de gozo. Aunque para eso necesitamos aceptar nuestras lecciones, fluyendo con las experiencias que nos toca vivir.

 

Claro que es horriblemente frustrante cuando las cosas no salen como queremos. Ahí es donde nos agarra el ego y aprovecha la ocasión para decirnos que todo nos sale mal. La mejor cura es fijarnos en el proceso, en lugar del objetivo. Pues si nuestra energía está enfocada en el resultado, nos complica el proceso.

 

La clave está en disfrutar el camino, aunque a veces sea incómodo. Es el perfecto. Créeme y ten fe, es necesario confiar que las cosas están en su perfecto lugar. Curiosamente es la clave para que todo fluya de mejor forma.

 

Cuando aceptamos nuestro presente, permitimos que fluya, pero sobretodo nos permitimos disfrutarlo.

 

Namaste.

 

 

16_09_02 AA Pensamientos poderosos.jpg

Permitir que las cosas pasen.

Permitir que las cosas pasen.

Paulo Coelho .jpg

Cada vez que tomo una decisión, por arte de magia, empieza a pasar por mi mente, todas las cosas que pudieron salir diferente en torno a eso. Sin darme cuenta, estoy envuelto en una serie de posibilidades, que me afectan enormemente, tanto que muchas veces termino sufriendo. Así que es importante entender por qué pasa esto, las afectaciones y cómo manejarlo.

En realidad, lo que sucede, es que estos pensamientos o análisis, me afectan en mi conexión con el presente. Mi energía se empieza a dispersar, y sobretodo me resisto a la experiencia del momento.

Por si fuera poco, difícilmente podremos tomar decisiones o estar en situaciones perfectas. Obvio que algunas lo serán, pero es imposible que todo lo que hagamos sea lo ideal. Así que es importante entender esto, para que nos abramos a que pase lo que tenga que pasar.

Cada vez que me he resistido a una situación, como por ejemplo, asistir a una clase de yoga con un determinado maestro, y este no llega a la clase, me impido a mí mismo disfrutar de la posibilidad que dicha experiencia me trae. Esto es derivado, a que estoy enfocado en el resultado y no el proceso.

Creo que una de las claves para disfrutar de mejor manera nuestra vida, es aprendiendo a disfrutar el camino sea, cual sea. Pero lo que sucede en realidad, es que nos generamos una enorme cantidad de expectativas, y es justo en ese instante, que ya complicamos de sobremanera las cosas.

Además cuando quiero controlar que las cosas pasen de una u otra manera, hay un miedo detrás que me está afectando. Permitir que las cosas pasen, es dejar que lo divino haga de las suyas. Es decir, que pase lo que tenga que pasar. Estar abiertos a la experiencia, nos permite no solo disfrutarla, sino aprender de ella y crecer.

Desde que tengo menos expectativas, puedo presumir que vivo más relajado. El control hace que gastemos nuestra energía muy ineficientemente. Muy diferente, cuando fuimos con las circunstancias de lo divino.

Por eso es tan importante aprender a confiar, pues es la mejor forma de practicar nuestro optimismo, atrayendo las situaciones que sean para nuestro más alto bien. Cuando permitimos que las cosas pasen, nos alineamos a lo que nos toca vivir, y a las bendiciones que estas experiencias están destinadas a traernos.

Namaste.

 16_09_02 AA Pensamientos poderosos.jpg

La ventaja de hacerlo.

La ventaja de hacerlo.

AA Tony Robbins poder personal habilidad acción.jpg

Conozco a muchas personas, en las que me siento incluido, para las cuales asumir la responsabilidad, es algo que les aterra. Esto hace que se evite a toda costa, con la gran consecuencia de no poder lograr casi nada en esta vida. Ya que para lograr nuestros sueños, así como la vida que nos merecemos, necesitamos asumir la responsabilidad.

 

A mí me ha costado enormemente entender que todo depende de mí. Bueno al menos, me refiero a mi manera de sentir. Está en mí, el poder decidir cómo quiero sentirme ante las circunstancias que vivo en mi vida, pero eso requiere saber que la responsabilidad depende de mí y de nada nadie más.

 

Por mucho tiempo creí que no debía asumirla, pues si me equivocaba o algo salía mal, iban a haber consecuencias negativas, refiriéndome a un castigo. Quizás esto venga de una asociación con mi infancia, donde portarse mal o equivocarse era igual a castigo. Pero la realidad, es que ser responsable es asumir las consecuencias, hacerlo de manera positiva, implica tomar los aprendizajes.

 

Incluso este pavor al compromiso, es derivado de ese miedo a fallar, a no poder. Pero suele volverse enormemente grande. Sobre todo cuando de alguna manera sé que soy bueno para algo. He visto que mi ego me ha hecho creer que donde más posibilidades tengo que hacer bien las cosas, más riesgo hay de que las cosas salgan mal. ¡Cuando es todo lo contrario!

 

Lo que pasa es que, por su puesto que es mayor la responsabilidad, eso sí. Así que he tenido que ir aprendiendo a ser responsable, y dejar de reprocharme si algo sale distinto a lo que quería. Pues el único que realmente se estaba autocastigando, era yo mismo. Mi juez interior (ego) me ha hecho creer que me merezco ser castigado por fallar, y que todo se va al caño cuando así ocurre.

 

Eso no es más que una barrera para lograr una vida plena. Es normal fallar, es parte del proceso. La responsabilidad no es otra cosa más que asumir las consecuencias y con ellas el aprendizaje. Las personas que lo hacen, son las que en realidad gozan de grandes beneficios.

 

Claro que he tenido que enfrentar mi miedo, dándome cuenta que no pasa nada cuando las cosas salen distinto a lo que quiero, aprovechando el aprendizaje que surge ante estas circunstancias. Eso es lo que hace crecer, lo que fortalece mi poder personal.

 

Si hay algo que estoy seguro, aunque me aterra, es que soy capaz de aprender y de lograr mis sueños. Solo tengo que confiar.

 

namaste. 16.09.01 AA Pensamientos poderosos.jpg

Aveces la realidad marea.

Aveces la realidad marea.

Teal Swan emociones AA Frases celebres al encuentro del amor .jpg

Constantemente me encuentro en una situación con respecto a mis emociones, me marean a tal grado que empiezo a ver como si todo estuviera de cabeza, aunque no fuese así. En esas ocasiones, no me queda más que aceptar las cosas, y hacer algo para que en verdad pueda sobrellevar la situación.

 

Lo que hago es relativamente simple, escucho y siento mi emoción. Entonces dimensiono todo. Algo detonó lo que me hace pensar que todo está para llorar. Ahí es donde un poco de inteligencia emocional aplica, me observo alterado y con eso busco cuidar actuar sin que mi estado afecte mis acciones.

 

También suelo ir a la raíz de lo que genera la emoción, aunque eso requiere un poco más la habilidad de consultar con tu interior. Me ayudó mucho tener maestros que me ayudaron mediante la meditación a encontrar el origen emocional de mi sentir. Eso fue lo que me ha permitido tener cierta facilidad para encontrar la raíz de lo que detona todo.

 

Siempre, siempre hay un miedo a algo. A mí me ha servido mucho identificar mi miedo, para poder no solo liberarlo sino ser compasivo conmigo mismo.

 

Pero por otro lado, la inteligencia radica en poder separar los hechos de las percepciones. Cuando siento que todo en mi trabajo está mal, empiezo a analizar en realidad como están las cosas, obvio jamás esta tan mal como mis emociones me hacen sentir. Entonces me empiezo a auto convencer de cómo están las cosas en realidad.

 

De hecho me ha pasado, que  me siento terrible como si todo estuviera mal, cuando realmente las cosas están caminando de maravilla. Es justo ahí donde es importante detectarme y detenerme. Lo más valioso que he podido entender, es que tengo la capacidad de redirigir mis emociones.

 

Así que me permito escuchar mis emociones, ya que al sentirlas, puedo ser capaz de regresar las aguas a su nivel. La verdad, es que las emociones están ahí para ser nuestras guías, puede ser intenso, pero cuando estas fluyen no hay nada más pleno que vivir con la consciencia de ellas.

 

Son muchas cosas del exterior, que pueden detonar toda la gama de emociones. Pero a su vez, esta en nuestro interior la capacidad para hacerlas fluir y crecer gracias a ellas.

 

Namaste.16.08.05 AA Pensamientos poderosos.jpg

El poder de decidir ( o de no hacerlo)

El poder de decidir ( o de no hacerlo)

AA Frases al encuentro del amor.jpg

¡Si! Han habido épocas en mi vida, en las que no he tenido ni idea de las cosas que quiero. Así que esta indefinición me ha traído una enorme oportunidad de aprender sobre la importancia de tomar decisiones, las consecuencias de no hacerlo, pero sobretodo lo indispensable que resulta saber lo que uno quiere.

Como he escrito en otras ocasiones, mi perfeccionismo casi siempre me ha matado a la hora de tomar decisiones, ya que quiero tomar la mejor decisión de todas, haciendo que no tome ninguna decisión, por miedo a regarla.

Ahí he entendido algo muy importante, no tomar una decisión, es en si tomar una decisión. De hecho quizás sea la peor, pues se toma a la deriva. En mi humilde experiencia, es mejor tomar una decisión equivocada, que no hacerlo.

Aún equivocándome aprendo, o simplemente encuentro que haber tomado esa decisión no era lo que yo esperaba, por lo que algo habré aprendido y me servirá para tomar de mejor manera la decisión. Claro, tengo que hacer a un lado lo que mi ego me dice sobre que es malo equivocarse, cuando la realidad es, que lo único que es malo es no aprender.

También muchas son las cosas que llegan a mi vida, cuando no me doy el tiempo en saber que quiero. Es complejo determinar toda las razones por las que puedo caer no saberlo. Va desde estar bloqueado en mi fe, hasta no detenerme para preguntarme que es lo que quiero.

Esto es sumamente importante, pues es lo que determina -según la ley de la atracción- las experiencias que voy a tener. Si no determino con claridad lo que quiero, estaré aleatoriamente viviendo las situaciones que buena mente surjan.

Me ha ayudado mucho, cuando no sé con claridad que quiero, definir lo que no quiero, no para tenerlo en mente, pues lo que uno no quiere justamente atrae eso, pero si ayuda para tener claridad mediante lo eliminación de lo si. También, la meditación es una gran manera de obtener claridad de lo que queremos y es mejor para cada quien.

El tomar decisiones -nos guste o no- es usar y asumir nuestro poder personal, es lo que va determinando las experiencias que vivimos. Es tomar la responsabilidad de nuestra vida, y cuando se hace con el corazón todo es perfecto, y todo es seguro.

Aprender a seguir tu intuición es la base para tomar buenas decisiones, pero la tranquilidad viene de confiar en que siempre todo esta bien.

Namaste.

16_08_03 AA Pensamientos poderosos.jpg

Muchos días dudo de mi.

Muchos días dudo de mi.

deborah brodie AA Frases al encuentro del amor.jpg

Todavía no encontrado el día, en el que no dude de mi en algo. Por mucho tiempo pensé que había algo en mi que me generaba esta espantosa duda. Aunque la realidad, es que descubrí que lejos de ser algo que estaba ahí por accidente, está con toda la intención del universo.

Mis primeros pasos en el mundo espiritual, fueron justamente para detener de alguna manera este proceso de auto-sabotaje. La verdad, fue que me decepcioné ya que no ha parado en lo más mínimo, aunque por otro lado, he logrado darme cuente cuando pasa, lo que me permite elegir como quiero reaccionar.

Es muy interesante darme cuenta, que esa es una parte de mi. Es como un ingrediente que estaba incluida en la receta, el cual mientras más me resista a él, más complicado son las cosas. En cambio, la oportunidad de amar se me presenta justo en esta parte para mi, la que quería cambiar por que consideraba que no estaba bien.

El llamado a escuchar mi oscuridad, disfrazada de inseguridad, no solo es constante sino además fuerte. Todo lo que he avanzado me ha permitido justo una cosa muy sencilla, pero muy importante: eliminar todas las barreras que me impedían verme tal cual soy.

He fallado infinitas veces, al intentar cambiar las cosas que hay en mi, sobretodo juzgándome. El resultado siempre ha sido que me he sentido mal. Por el contrario cuando me he aceptado, y he practicado con todo el amor incondicional hacia mi mismo, me siento mucho mejor, me siento completo.

Obvio hay muchas preconcepciones sobre como deberíamos ser. Incluso por mucho tiempo mi ego me convenció de que habían personas perfectas sin defectos. Eso no es cierto, hasta el maestro espiritual más elevado tiene ego y sombras. Lo importante no esta en ser perfecto, sino amar tal como somos en la imperfección.

En definitiva hay muchas cosas que he podido cambiar de mi, y otras que parece que no lo voy a lograr nunca. Solo me queda una cosa, aceptar las que no puedo cambiar. Pero sobretodo necesito dejarme de juzgar sobre la parte que no necesariamente es la más luminosa de mi. Pero es la parte que integra mi ser.

He sufrido mucho menos en la medida que me he logrado ver como un ser integro, de luz y sombra, y no como partes buenas o malas, pues eso solo fragmenta y afecta.

Hay que ser quien uno es, amándonos como la creación nos hizo, tal cual.

Namaste.16_07_02 AA Pensamientos poderosos.jpg