Honro sobretodo mis cicatrices.

Honro sobretodo mis cicatrices.

AA v1 Frases .jpg

Hoy siendo el ultimo día del año, es un momento muy natural para hacer la revisión de todo lo que pasó en el año. Aunque sin importar si fue más “bueno” o más “malo”, a lo que le demos foco, es a lo que le daremos fuerza. Por eso es tan importante soltar que lo que no queremos, y conservar lo que nos deja. Por eso es tan vital, en mi opinión, honrar tus logros, honrar tus aprendizajes, honrar tu año.

Para mi este año, fue bastante retador. Hubieron muchas situaciones que sentí que me tiraron al piso, pero por fortuna, entendí algo muy sencillo, tengo la fuerza para levantarme cada vez que me caiga. Además todo es parte de los aprendizajes que necesito para hacerme más fuerte, una lección a la vez.

Lo más interesante, es que a pesar que ha sido un año intenso, y eso quizás me puso un poco a la defensiva. Cuando hago ciertas revisiones, realmente ha sido un año positivo para mi, algunos logros muy interesantes se han dado, pero quizás el más importante es, confiar en mi.

Por otro lado, creo que si logramos quitar las etiquetas de “bueno” o “malo”, y lo cambiamos a perfecto, todo cobra mucho más sentido. Todo lo que pasa en nuestra vida, si lo tomamos para crecer, en definitiva nos va ayudar a ser más felices.

Hay años en donde todo sale a pedir de boca, y otros donde simplemente parece que lo mejor es cuando termina. La cuestión esta en que podemos sacar para ser mejores, y que esto se refleje en nuestra vida. Aunque me cuesta admitirlo, las situaciones incomodas, son las que nos hacen disfrutar y valorar cuando estamos en comodidad.

Todo pasa por una razón espiritual. Las experiencias pueden ser más fáciles o más difíciles en la medida que estemos abiertos a encontrarla. La intensidad se puede convertir en diversión.

La gratitud, elevada a la practica de honrar, termina conectándonos con esa razón espiritual. Lo mejor es que nos pone en una vibración para atraer situaciones amorosas. El reto esta en aprender a honrar lo que nos incomoda, aunque es más fácil cuando vemos a las situaciones como maestras.

Yo honro hoy en este año, mucho más a esas situaciones incomodas, las agradezco, por que me han hecho crecer. Quizás algunas hasta me han dejado cicatrices, pero aunque me quitan la ilusión de perfección, realmente las valoro, y estarán ahí para recordarme la lección por siempre.

Por supuesto que también honro las cosas que salieron fácil, son muchas las cosas que agradezco a la vida.

También honro a lo que se ha tenido que ir, tanto me haya gustado o no, reconozco que es parte del ciclo de la vida, agradezco lo que me dejo, y me preparo para lo que viene.

Así que te invito a que honres el mayor número de cosas que te vengan a la mente, trata de cerrar el año con gratitud, honra a lo que se ha tenido que ir, y verás como empiezas este nuestro ciclo con el pie derecho.

Namasté

pd. Te honro a ti, que me has acompañado por este año. Hace un año, esta muerto de miedo por lo que iba a pasar con este espacio, me estaba cuestionado si estaba haciendo lo correcto en empezar a compartir mi luz. Y aunque han habido muchas situaciones, la verdad es que me llevo mucha gratitud de haberlo hecho. Estoy listo para las sorpresas que vienen en este año que esta por comenzar. ¡Que recibas muchas bendiciones!

Los cambios y las bendiciones.

Los cambios y las bendiciones.

Aa Frases al encuentro del amor nada permanente cambio heraclito.jpg

Cuando uno decide hacer cambios, espera siempre que estos funcionen de maravilla. Pues si los estás haciendo es justamente por que hay algo que quieres mejorar, es relativamente común, que en este proceso demos marcha atrás cuando las cosas suceden de manera contraria, pero es justo lo contrario que debemos hacer para lograr un cambio.

Es una realidad, que cada vez que he querido cambiar algo, o hacer algo nuevo, lo hago con una expectativa, y sobretodo con un optimismo desbordado. Confío que al primer intento las cosas van a salir espectacularmente. Son muchas las ocasiones en que las cosas no salen como yo quisiera a la primera, en las que he renunciado antes de lograr las cosas.

Por eso he aprendido que hay que tener cuidado a las expectativas, pues estas con generan un apego a que las cosas salgan de cierta manera. Esto condiciona nuestra manera de apreciar, si las cosas están caminando o no. Dicho de otra manera, es meterle interferencia a nuestra intuición.

Pero lo que en realidad sucede, es que cuando hacemos cambios o tomamos la decisión de hacerlos, nos embarcamos en una aventura que nos va a traer los aprendizajes que necesitamos, para llegar al destino por el cual empezamos.

He visto, como cada vez que continúo y soy paciente, las cosas tarde o temprano se terminan dando, y cuando he renunciado me quedo con la duda de que es lo que hubiera pasado. La verdad es que ya me cansé de quedarme con esa duda, así que ahora trato de llevar las cosas hasta las últimas consecuencias.

Cuando hacemos las cosas desde el espíritu, entendiendo lo que nuestro camino nos trae de aprendizaje y crecimiento, la satisfacción es enorme. De hecho, es la única forma de lograr avanzar con los retos que estas circunstancias nos presentan. Hasta que no renuncié a que las cosas salgan a mi voluntad, no logré fluir con los cambios de la vida.

Para recibir bendiciones, hay que salir a buscarlas. Lo que implica en muchos casos, hacer cambios, y encontrar las lecciones, disfrazadas de bloqueos que necesitamos para que estas lleguen.

Cuando nos permitimos estas abiertos, nos permitimos recibir bendiciones, muchas veces disfrazas, pero bendiciones al fin.

Namaste.  16_06_04 AA Pensamientos poderosos.jpg

Mis miedos se han vuelto realidad.

Mis miedos se han vuelto realidad.

Mis miedos se han vuelto realidad.
El miedo y la ley de la atracción tienen un acuerdo muy importante, brindarte los aprendizajes espirituales que más necesitas, a pesar que probablemente sean los que menos quieres, ya que estos pueden llegar a ser incomodos de enfrentar y manejar, aunque muy jugosos en cosas que aprender. Ahí radica su razón de ser.

 

Lo más chistoso es justo eso. Hace poco, hubo una critica en redes sociales hacia uno de mis negocios, que decía algo así como “el dueño es un flojo, no hace nada y por eso las cosas le salen mal”. Cuando lo leí, lo primero que sentí fue enojo, pues recibí un ataque personal, y sin darme cuenta, ya había caído en el juego, en lugar de tener un poco más de tranquilidad, pues realmente no es verdad el comentario, pero si hay algo en el que me había afectado.

 

Cuando algo pasa de esta manera, hay que hacerse responsables de la situación. Así que me pregunté ¿Qué parte de mi, atrajo esta situación? Y lo que era, fue justamente un enorme miedo a fallar y a que los demás opinen mal de mi. Así que la ley de la atracción se hizo cargo de volver esta experiencia real.

 

Así me ha pasado con casi todas las cosas a las que le tengo miedo, y mucho más frecuente con las que por dentro me están afectando con más fuerza. Lo que hace que de una u otra forma se materialicen. Para que de una vez por todas, aprendamos de ellos y regresemos al amor.

 

De hecho cuando leí el comentario anteriormente mencionado, sentí una enorme punzada en el estomago. Después de permitirme sentir mis emociones, procedí a decidir que quería hacer. Siempre he creído que este tipo de situaciones, abren oportunidades para crecer. Y justo así fue.

 

Cuando sucede algo que considero un tropiezo, trato de aprender de la situación. Sacarle jugo a la experiencia y usarla para mi mas alto bien, y el de todos los involucrados. Hay muchas cosas que se pueden haber hecho mejor cuando la vida lo muestra de estas formas, y hay que detenerse para permitirse recibir el aprendizaje.

 

Después lo que hice, fue tomarme un momento, e ir directo a encarar a mi miedo de ser rechazado. Busque el origen, que tiene que ver de mi infancia, y una vez que estuve remojado completamente en el miedo, con todo el poder de mi intención dije:

-Libero, borro, limpio, expulso, de mis mentes, de mis cuerpos y de toda y cada una de mis células, el miedo a fallar, a ser rechazado, y ser afectado por las opiniones de los demás.

Y después cuando sintiera que ya no había más, lo pongo en positivo:

-Me amo, estoy seguro, estoy en paz, tengo derecho de fallar y aprender, crezco de cualquier situación, etc etc.

 

La verdad es incómodo y requiere valentía enfrentar los miedos, pero al menos yo he visto, que es mejor enfrentarlos, que vivir con la angustia de huirles, y es muy reconfortante cuando por fin los liberas.

 

Los miedos nos traen lecciones, que cuando se aprenden, estos se esfuman.

 

Namaste.

 

Así pasa, cuando sucede.
No lo voy a negar, la vida me ha puesto infinidad de veces, en situaciones sumamente incomodas. Incluso podría decir que es una constante con la que he vivido desde que tengo uso de razón. Lo me ha llevado a la forzosa necesidad de aceptar, que estas circunstancias no las puedo cambiar, y que lo único que puedo hacer -que es lo que controlo- es lo que está en mi. Esto determina que sufra o no en las experiencias de mi vida.

 

Me ha quedado claro, que cuando sufro es cuando me resisto a los sucesos que surgen en mi vida. Por eso cuando entendí que la vida es una escuela espiritual, me empecé a dar cuenta que cada cierto tiempo se abre un capitulo en mi vida que representa una nueva lección. Lo que hace que si no lo acepto, me afecte generándome dolor y sufrimiento. Así de fácil.

 

He ido aprendiendo a prueba y error a identificar los patrones repetitivos. Por ejemplo, tuve en el restaurante varios casos en donde las personas llegaban exigiendo cosas que no podíamos cumplir. Analizando la situación, en esa época, yo estaba muy desconfiado de nuestra capacidad para ser buenos, por lo que mi desconfianza atrajo a esas personas que no podíamos satisfacer de ninguna manera posible.

 

Así que cuando entendí, que tenía que confiar en el proyecto y en el equipo, las cosas empezaron a funcionar en la medida que mi fe se fue solidificando. Es decir, aprendi la lección. Y por su puesto que me di palmaditas en mi espalda, me honre y felicite.

 

Antes hubiera renunciado, me hubiera dicho que no era yo bueno para esto y hubiera tirado la toalla apenas se pudiera. Pero hoy he entendido que muchas veces para que venga lo que quieres, tienes que experimentar lo que necesitas. Es incómodo, pero necesario.

 

Al ego le encanta decir que si las cosas no salen color de rosa, es por que no se te van a dar. Pero no es así, el universo siempre nos consiente y nos dice que sí. Pero como buen maestro, primero nos pone el entrenamiento necesario para que podamos estar listos para eso que añoramos. O incluso, para medir si en verdad queremos lo que queremos, y eso se evalúa a través de la fe.

 

Es entonces que hay que aprender a aceptar la realidad que nos toca vivir, al hacerlo he visto como esa entrega me hace relajarme y ver las cosas de mejor manera. Es través de rendirme a la voluntad del universo como en realidad puedo disfrutar mi vida.

 

Cuando siento dolor o sufrimiento, es la otra manera en la que me doy cuenta que hay alguna lección que aprender. La encuentro tan fácil como preguntándomelo, y dándome el espacio para encontrar la respuesta.

 

Al aceptar lo que necesito, es aceptar la bendición que tiene cada paso que hay en mi camino.

 

Namasté.

A F I R M A C I O N E S
“Libero la resistencia”
“Acepto las lecciones que me tocan vivir”
“Estoy contento con mi vida”
“Me amo”
“Estoy abierto/a a las bendiciones que hay en la vida”
Si te gusto el post, lo puedes compartir. ¡Compartamos el amor! 😀