En ti estan las respuestas.

En ti estan las respuestas.

Victoria Klein emociones.jpg

Todos, absolutamente todos los seres humanos, tenemos emociones. Cada quien las maneja a su manera. Pero lo que más me ha sorprendido, es saber que hay muchos gurús, que aún a pesar de su trabajo espiritual, siguen teniendo emociones retadoras.

Lo que ocurre, es que mientras estemos en esta vida, tendremos ego, es decir, tendremos aprendizajes. Es como parte del trato. Pero la diferencia fundamental, radica en que cuando aprendemos a manejar nuestras emociones, las podemos conducir, lo que se refleja en una vida mucho más plena.

Hace poco, alguien me recordaba justamente que yo era una persona explosiva. Eso era derivado a que no tenía ni idea de cómo conducir mis emociones, las cuales se me terminaban desbordando. Hoy sigo teniendo la mayor parte de esas emociones, pero lo que ha cambiado, es que las escucho, y conscientemente decido como quiero reaccionar.

Por supuesto que la meditación me ha ayudado a aprender a observarme. Esto me ha permitido sentir con consciencia plena, escuchando toda clase de emoción que yace en mi interior.

Las emociones, por si fuera poco, son el hilo conductor para encontrar muchas respuestas de nuestra vida, ir al origen de ellas nos da valiosa información, que en muchos casos al liberar lo que pudiera estar atorado ahí, nos da la ventaja de fluir sin cargas emocionales.

Sucede justo, que cuando no escuchamos a nuestras emociones, estas se van acumulando o buscando donde fluir, lo que nos va generando afectaciones a nuestra vida. Las emociones no están en nosotros por casualidad, están ahí para que las sintamos. Hacerlo puede ser aterrador, pero realmente no hay nada que temer.

Si desde pequeños nos enseñaran a escuchar nuestras emociones, y profundizar en ellas, podríamos fluir de mejor manera en cada circunstancia de nuestras vidas. Lástima que necesitamos aprender, cada quien a su manera a darles valor.

Amar nuestras emociones, es amarnos a nosotros mismos. Realmente vale la pena hacerlo.

Namaste.16.10.18 AA Pensamientos poderosos.jpg

El universo está a una oración de distancia.

El universo está a una oración de distancia.

AA Rezar manos en Dios no en las dificultades.jpgComo ya he comentado en varios post, tengo una enorme tendencia a pretender ser perfecto. Lo cual en teoría no tendría nada malo, con el pequeño detalle que me hace sufrir. Además, la cuestión más interesante, es que serlo es muy subjetivo, y dependiente de factores que no puedo controlar. Lo que me vuelve enormemente vulnerable.

La verdad es que me encantaría presumir que todo el tiempo estoy bien. La realidad es que no es así. A veces me siento frustrado, enojado, triste e incluso decepcionado, aunque quizás el estado más común que me visita es la desidia, a veces me levanto sin realmente querer hacer algo.

He visto, que, sin duda, cada vez que me trato de resistir a sentir, termino sufriendo, pues termino aceptando que no cumplí mi necesidad de ser perfecto. Aunque realmente, ser perfecto no es una necesidad, sino un área de aprendizaje. Pues todo el dolor que me ha traído, me ha abierto puertas para conectarme con mucha de mi sabiduría interior.

Por si fuera poco, se me olvida un hecho supremamente importante: la vida es un ciclo constante. Lo que significa que las cosas van a cambiar, que no se puede estar todo el tiempo en la cima, ni todo el tiempo en la lona. Entonces ahí es donde viene lo interesante, pues se torna en una sintonía entre la música que el universo no toca, y nuestra habilidad para agarrarle el ritmo.

Hay ocasiones que me es más fácil, y hay unas que siento que es imposible. Todo es perfecto, he intentado poco a poco dejar de juzgarme por sentir que no puedo. Solo aceptando mis emociones como verdaderas e incluso justas, es como en realidad se abre una luz de esperanza. Ahí es justo donde recuerdo que no estoy solo, el universo se encuentra a una oración de distancia.

Junto con ser perfecto, me viene el sentirme un súper hombre, querer hacer las cosas yo solo. Lo que al final no es más que un rechazo a mi abundancia. En la medida que renuncio a esta creencia, junto con: “hay que trabajar duro para tener una buena vida”, veo como todo fluye mejor. Es cuestión de recordar que en nosotros está el poder de cambiar nuestros pensamientos, nuestros sentimientos y nuestra realidad.

Nuestra experiencia puede ser como nosotros queramos, desde que rezo y pido ayuda por cada detalle, muchas de las cargas que sentía en mi vida, se han alivianado. No puedo decir que no las tenga, aún hay mucho miedo en mí, pero confío en que poco a poco, estos se irán disolviendo, si es que es la voluntad divina que así sea.

Al final de cuentas, todo es una combinación entre las experiencias que necesitamos vivir y las habilidades que necesitamos desarrollar. Pero el destino de todos es muy claro, regresar a casa, regresar al amor.

Namaste.

AA Pensamientos poderosos.jpg

Esto ha estado afectando mi flujo financiero.

Esto ha estado afectando mi flujo financiero.

Aa abundancia abraham hicks.jpg

Hasta mi entender, ser abundante es el deseo de todos. Para mí ha sido importante aprender sobre el tema, para poder en verdad tener una vida llena de ella. Lo que descubrí, últimamente en mí, es que hay una cierta actitud que me ha estado haciendo que mis finanzas se ven afectadas.

 

La abundancia no es otra cosa, que energía. Su mejor estado, es cuando le permitimos fluir. De hecho, el estado natural de la energía es su fluidez. Pero son muchos los factores que hacen que esto no pase, como es por ejemplo el miedo. Ahí es justo lo que más afecta.

 

En este post hablo de las finanzas, del dinero. Pero la realidad es que aplica para cualquier aspecto de la abundancia en la que lo queramos enfocar: salud, tiempo, vitalidad.

 

Me acabo de detectar, preocupándome cada vez que hago un pago, por pequeño que este fuese. Lo que me lleva a retener la energía, al haber un miedo a que el dinero no vuelva. Lo que me pone en esa vibración, y es lo que termina pasando, por triste que parezca.

 

Por otro lado, el dinero es la manifestación física de nuestra confianza en el universo. Si en lugar de preocuparme por lo que estoy desembolsando, me relajo y confío en la providencia infinita que el universo tiene para cada uno de nosotros, eso es justo lo que se va a materializar. Así de simple y así de complicado.

 

Nuestra vibración, que es la que determina lo que se materializa, se forma de nuestras emociones. Así que la queremos dirigir, es importante que nos observemos y hagamos que fluya hacia la confianza, de que “todo se nos es provisto…siempre y cuando no temamos que no será así”.

 

De hecho, Louise Hay, comparte que ella cada vez que hace un pago, lee una frase que pego en su cartera que dice “La vida y el universo me apoyan en todo momento”. Lo que garantiza que, en cada momento, en especial cuando dejamos ir dinero, confiemos que regresará.

 

Y es que al final, la energía fluye en ciclos. Si no dejamos que el dinero se vaya, no va a regresar. Sobre todo, porque cuando pagamos algo, el dinero ya se fue, pero nuestra energía sigue enfocada en protestar por este hecho, en lugar de enfocarse en volver a atraer ese e incluso más dinero.

 

Cuando permitimos que la energía fluya en la plena confianza en el universo, es cuando en verdad materializaremos lo que queremos.

 

Namaste

 

AA pensamientos poderosos abundancia.jpg

La parte más difícil.

La parte más difícil.

16.10.06 AA Frases celebres al encuentro del amor .jpg

Todos tenemos cosas que se nos complican. Pero en este post suelo compartir las mías. Creo que hacerlo, hace que mi experiencia, al leerme, te pueda servir algo de lo que he vivido. Esa es la intención, pero lo que hoy te tengo que contar, es que muchas veces me limito. Me filtro demasiado, trato de no hacerlo, y eso hace que sean muchas las cosas que dejo de compartir.

 

Para mi es enorme el temor que tengo en ocasiones de que alguien me juzgue y me rechace. No sé si sea por tiempos pasados, en lo que habré vivido alguna experiencia negativa al respecto. Lo que sí sé, es que este temor me impide brillar como me merezco. Por su puesto, hablo de compartir mi esencia, no de tener algún tipo de reconocimiento.

 

Ese peso, creo que es mi reto personal. Lo más chistoso, es que detrás de mucho de mis miedos, están mis gozos más profundos. Uno de ellos es este blog. Tardé varios años en animarme a escribirlo, luché contra todos mis demonios para poder atreverme hacerlo, no sé qué pasaría en mi sino lo hubiera hecho, creo que seguiría viendo las cosas de color gris.

 

Así que hoy el reto es claro, ser quien soy, respetándome, dejando también mi imperiosa necesidad de querer ser perfecto y que todos me quieran. Así que cada vez más también compartiré mis defectos, aunque me cuesta trabajo verme humano. Pero creo necesario que cada vez más, las personas nos veamos y nos amemos tal como somos. Basta de pretender perfeccionismos falsos.

 

Nadie es perfecto, o bueno somos perfectamente imperfectos. Eso es en realidad lo hermoso de esta vida.

 

Mucho de mi sufrimiento ha venido, de cada vez que pretendo ser algo que no soy, o de ocultar las partes de mí, que no me encantan. En la medida que las abrazo y las acepto, reconozco la lección que estas me presentan.

 

Esa práctica, de amarme incondicionalmente, es la que me ha permitido poco a poco sentirme mucho mejor cada día.  Me encantaría decir que es fácil, pero no lo es, todos los días necesito y he necesitado aceptarme más y más, ser responsable de mis errores, así como atreverme a sentir mis emociones sin juzgarlas como bien o mal.

 

La realidad es que vale la pena. Se camina mucho más feliz, cuando no hay que aparentar, simplemente siendo, quien soy.

 

Namaste.

 

 

16.10.01 AA Pensamientos poderosos.jpg

Cambiar la preocupación, por oración.

Cambiar la preocupación, por oración.

AA leon Brown El día que dejes de preocuparte, será el primer día de tu nueva vida; la ansiedad te hace dar vueltas en circulo, confía en ti y libérate.jpg

La preocupación, como con cualquier ser humano, ha sido mi fiel compañera. En ocasiones justificadamente y en otras apareció sin que hubiera razón. La cuestión esta, en que a pesar que es una reacción normal, lo único que hace es ponernos en un estado que complica las cosas, y en nosotros esta la capacidad de cambiar esta tendencia.

Según la ley de la atracción, atraemos lo que vibramos. Si vibramos en temor, atraeremos situaciones respectivas. Hay que entender también, que no es tan directo, pues no somos 100 % preocupación ni 100% fe, somos una mezcla en la que andamos transitando. Pero sin duda a lo que más foco le pongamos es a lo que más vamos a materializar.

En mi experiencia personal, la preocupación -la cual viene del miedo- me bloquea enormemente, lo que me hace no reconocer las cosas, así que la situación me termina derribando, por supuesto, sin darme cuenta.

Para poder cambiar esto, primero hay que aprender a observarnos y darnos cuenta cuando se nos activa la preocupación, analizar si hay algo que podamos hacer ante la situación. Tratando de conectarnos con el amor, que no es más que la confianza de que todo pasa para bien y de que podemos sacar provecho de cualquier circunstancia que se nos presente.

La preocupación no es más que una solicitud al universo para el caos. Significa que estamos pidiendo vivir en sufrimiento, en lugar de armonía.

Por eso, cada vez que me detecto con algún tipo de preocupación, hago un plan de acción, para solucionar la situación, en el caso de que haya algo que hacer, o por el contrario, rezo, lo que me hace relajarme y le entrego la situación al universo, el cual siempre busca mi bien-estar.

Como he mencionado en otras publicaciones, estamos en esta vida para aprender. Por eso tenemos un ego que nos activa la preocupación, para que nos de enseñanzas a través de la experiencia. El universo nos permite tener las experiencias que necesitamos, pero siempre procura nuestro bien. Es cuestión de permitírselo.

La fe es una especie de músculo que hay que ir ejercitando. No se puede ser extremadamente confiando, de la noche a la mañana, si toda la vida has sido una persona desconfiada. Como cualquier músculo tiene un tiempo y un proceso, se trata de ponerse en el camino. Esto se llama estado vibratorio, el cual va cambiando hacia donde estén nuestras emociones de paz o de angustia.

Lo más importante es reconocer, que la preocupación es una señal de que las cosas se pueden complicar, pero también es un llamado a convertirla para nuestro más alto bien.

Namaste.16.09.01 AA Pensamientos poderosos.jpg

Aveces la realidad marea.

Aveces la realidad marea.

Teal Swan emociones AA Frases celebres al encuentro del amor .jpg

Constantemente me encuentro en una situación con respecto a mis emociones, me marean a tal grado que empiezo a ver como si todo estuviera de cabeza, aunque no fuese así. En esas ocasiones, no me queda más que aceptar las cosas, y hacer algo para que en verdad pueda sobrellevar la situación.

 

Lo que hago es relativamente simple, escucho y siento mi emoción. Entonces dimensiono todo. Algo detonó lo que me hace pensar que todo está para llorar. Ahí es donde un poco de inteligencia emocional aplica, me observo alterado y con eso busco cuidar actuar sin que mi estado afecte mis acciones.

 

También suelo ir a la raíz de lo que genera la emoción, aunque eso requiere un poco más la habilidad de consultar con tu interior. Me ayudó mucho tener maestros que me ayudaron mediante la meditación a encontrar el origen emocional de mi sentir. Eso fue lo que me ha permitido tener cierta facilidad para encontrar la raíz de lo que detona todo.

 

Siempre, siempre hay un miedo a algo. A mí me ha servido mucho identificar mi miedo, para poder no solo liberarlo sino ser compasivo conmigo mismo.

 

Pero por otro lado, la inteligencia radica en poder separar los hechos de las percepciones. Cuando siento que todo en mi trabajo está mal, empiezo a analizar en realidad como están las cosas, obvio jamás esta tan mal como mis emociones me hacen sentir. Entonces me empiezo a auto convencer de cómo están las cosas en realidad.

 

De hecho me ha pasado, que  me siento terrible como si todo estuviera mal, cuando realmente las cosas están caminando de maravilla. Es justo ahí donde es importante detectarme y detenerme. Lo más valioso que he podido entender, es que tengo la capacidad de redirigir mis emociones.

 

Así que me permito escuchar mis emociones, ya que al sentirlas, puedo ser capaz de regresar las aguas a su nivel. La verdad, es que las emociones están ahí para ser nuestras guías, puede ser intenso, pero cuando estas fluyen no hay nada más pleno que vivir con la consciencia de ellas.

 

Son muchas cosas del exterior, que pueden detonar toda la gama de emociones. Pero a su vez, esta en nuestro interior la capacidad para hacerlas fluir y crecer gracias a ellas.

 

Namaste.16.08.05 AA Pensamientos poderosos.jpg

La ilusa necesidad de ser competitivo/a.

La ilusa necesidad de ser competitivo/a.

Louise Hay amor cura milagrosa.jpg

La competitividad es algo creo que todos los seres humanos vivimos, pues creemos que la necesitamos para ser feliz, pero la realidad es que es todo lo contrario. Sucede que esa necesidad de ser el mejor, bueno o perfecto, no son más que actitudes subjetivas que vienen del ego, lo cual casi siempre, nos aleja del amor.

 

Somos muchos los que hemos creído que nos necesitamos ganar el amor. En un nivel subconsciente empezamos en nuestra propia familia creyendo que teníamos que ganarnos el amor de nuestros papás, y probablemente sentimos que nuestros hermanos eran competencia de ese amor o incluso que nos lo podían quitar.

 

Esa creencia nos llevó a creer que necesitamos ser mejor que los demás para sobresalir, incluso los demás de repente se pudieron convertir en una falsa amenaza para nuestra felicidad, y es entonces donde después de haber logrado ser el mejor o no, nos vemos forzados a descubrir si en realidad eso nos está acercando o alejando del objetivo. A lo cual, seguramente terminemos descubriendo que es una búsqueda incesante que jamás llega a un fin.

 

Si llegamos a ser el mejor, necesitaremos volverlo a ser, porque no es permanente. Cuando lo dejamos de ser, probablemente sintamos un enorme vacío por dejar de serlo. Si no lo hemos logrado, nos sentiremos derrotados o esperanzados de lograrlo y así poder de una vez por todas sentirnos completos.

 

Pero en realidad esta es una tremenda búsqueda infructuosa. En el fondo lo que estamos buscando es sentirnos amados, aceptados, reconocidos. El detalle está, en que esa necesidad solo se satisface en el interior.

 

La necesidad de ser competitivo viene desde el miedo de no ser suficiente, de no ser merecedor del amor. En cambio la excelencia de ser la mejor versión de nosotros viene del amor, y está libre de expectativas.

 

Ser competitivo condiciona nuestra felicidad, a un evento futuro. Mientras que ser amoroso, nos acepta en el momento presente, eso es en realidad lo único que nos puede hacer sentir plenos. La vida es abundante, hay para todos, y todos tenemos el derecho divino de expresar nuestro verdadero ser, lo cual es plenamente respaldado por el universo.

 

La decisión está entre elegir el pensamiento limitante que viene del miedo, o elegir el pensamiento abundante que viene de lo infinito del universo.

 

Namaste.

16_08_04_2 AA Pensamientos poderosos.jpg