No hay por que disculparse.

No hay por que disculparse.

He solido ser una persona a mi entender no solo educada, sino conciliadora y evitando en todo momento cualquier tipo de conflicto. Esto me ha hecho muchas veces pedir disculpas, aunque no tuviera yo por que, con tal de evitar problemas. La cuestión es que al final, el que terminaba afectado no era nadie más que yo, e incluso mi felicidad estaba de por medio.

Por otro lado, también me ha tocado trabajar con personas, que piden disculpas por cada error que creen haber cometido. Sobretodo cuando las emociones surgen, saliéndose estas de lo considerado como adecuado. Lo cual denota de una otra manera una falta de compasión hacia si mismos. El verdadero perdón, no viene de los demás sino de uno mismo.

Hemos sido educados a no aceptar las distintas gamas de nuestras emociones, lo que nos hace sentirnos avergonzados cuando estas surgen.

Una de mis más grandes liberaciones emocionales, fue el día en el que de una vez por todas decidí perdonarme, y aceptarme tal cual soy. Eso me hizo empezar a ser compasivo, pudiendo ser libre de sentirme que estaba traicionando a todo el mundo. Me sentía culpable de todo lo que pasara al mi alrededor.

Esa sensación, viene del famoso ego. Demuestra una enorme desconexión con lo divino. Pues todo lo que pasa es perfecto, y tiene un propósito sagrado. Aún nuestros más grandes errores, pasan por que tenían que pasar. Así de contundente.

Al irme aceptando, me he dado cuenta que ya no me disculpo con los demás por cualquier cosa. Por mucho tiempo, pensé que era una molestia y que estorbaba. Mi autoestima estaba por los suelos. Me disculpaba justo en la búsqueda de aceptación o evitando ser rechazado.  El lugar desde el que lo hacía era el miedo, mas no el amor.

Curiosamente, esto me ha llevado a ser mucho más responsable de mis acciones. Ya no me disculpo a la ligera, asumo lo que me corresponde, sin cargar el peso de la culpa, ni tampoco un efecto en mi autoestima. He entendido que mi valor personal, no se mide por mis aciertos o errores, sino por la calidad de mi corazón.

Solo en la medida que me he aceptado, pero sobretodo reconocido como perfecto, sin importar lo que yo haga o deje de hacer. Es como en verdad he podido encontrar en mi, lo valioso de mi ser. Ya no me tengo que disculpar por existir, sino agradecer por que estoy aquí para experimentar amor.

Soy valioso, igual que tu, todos somos importantes.

Namasté.

¡El mundo te necesita! Sé la luz que ilumina la oscuridad.

¡El mundo te necesita! Sé la luz que ilumina la oscuridad.

IMG_3243.JPG

Ayer, sucedió algo que ha sorprendido a propios y extraños. Ganó el candidato a la presidencia de estados unidos, el cual nadie quería que ganara. Lejos de entrar en política, es importante cobrar consciencia con que nos estamos conectando, pues en lo que nos enfocamos es a lo que le damos fuerza. Creo que es importante impedir que el miedo le gane al amor, no podemos controlar lo que sucedió, pero si podemos controlar lo que sucede en nosotros, que al final es lo que determina el resultado externo.

Para empezar, hay que recordar que todo es perfecto. Desgraciadamente a veces hay que enfermarnos para valorar nuestra salud, y muchas veces aprender una lección. Y creo que ese es el caso, no solo de Estados Unidos, si no de el mundo.

Muchas personas han caído en pánico, su ego les anda diciendo que todo se acabó, que es el fin del mundo. Desde que tengo memoria, el mundo se anda acabando cada dos o tres años. El ego en acción. A nuestro ego le encanta ser extremista. La realidad es que ni va ser oscuro ni gris, es más, aún no sabemos lo que va a pasar. Pero si nos conectamos con la preocupación del futuro, estaremos sufriendo por lo que va a pasar o peor aún, por lo que creemos que va a pasar, con la ansiedad que ello conlleva.

Debemos asumir nuestra responsabilidad por lo que sentimos y pensamos, el miedo atrae miedo, si caemos en esto, estaremos contribuyendo apoyar los peores escenarios. En cambio, podemos conectarnos al amor, rezar, y pedir que todo pase para bien. Pues es así es y así será.

En estos momentos, mucha gente esta llena de miedo y paralizada, sin razonar en realidad que tanto podría o no afectarles esto. Esto sucede cada cierto tiempo, pero son eventos externos, en cada uno de nosotros hay una sucursal de Dios, que si la usamos, podemos mantenernos en paz y contribuir al mejor desenlace posible.

Cuando alguien tiene un discurso de odio, si nos enganchamos, no solo lo estamos fortaleciendo sino que además nos estamos afectando por dentro. Lo mejor, es confiar y entregar el sentimiento hacia el universo.

Mantener los pensamientos positivos es la clave. Lo mejor que podemos hacer, es que nuestra luz brille con mayor intensidad, hoy el mundo necesidad nuestra serenidad y nuestra esperanza.

Se la luz, que borre la oscuridad.

Namasté.

Te dejo unas afirmaciones:

“Todo está bien”

“Encuentro las oportunidades en cada situación”

“Soy un faro que ilumina la oscuridad”

“Estoy en paz”

“Me conecto con el amor”

“Todo lo que pasa es perfecto”

“Confío que el amor triunfa sobre el miedo”

Te sientas como te sientas, es perfecto.

Te sientas como te sientas, es perfecto.

Recientemente he pasado por unos días donde me he sentido ligeramente sin ánimos y disperso. La verdad es que automáticamente, mi ego aprovecha la oportunidad para decirme que todo se fue a la borda, que mi trabajo espiritual no sirve para nada. Pero en realidad, que yo me sienta, como me siento, incluso triste o molesto, es algo maravilloso.

De hecho, hace poco tuve un incidente con una persona. La situación me molesto mucho, pues me manifestó una abierta desconfianza hacia mi -uno de mis mas grandes miedos es no ser confiable-. Normalmente, hubiera reaccionado ignorándolo, pero esta vez, me moleste, se lo dije constructivamente, y no paso a mayores.

Quien sabe de donde, hemos aprendido, que el estado de nuestro animo debe ser perfecto -siempre feliz y con una sonrisa-, la realidad dista mucho de ello. No importa que tan avanzado estés en el camino espiritual, mientras seamos humanos, viviremos toda la gama de emociones.

Cada vez, que una “emoción” negativa aparece en mi ser, en seguida mi ego intenta desacreditarme, y hacerme ver lo alejado que estoy de lo que dice que es la felicidad. Pero es justo ahí, donde esta la verdadera oportunidad espiritual: amarme tal cual soy sin límites.

Al bloquear mis emociones, no solo me estoy juzgando, sino que además me estoy impidiendo aceptarme plenamente en el presente. La felicidad verdadera, en mi opinión, no esta en la sonrisa, sino en la aceptación absoluta de nuestro estado presente, sea cual sea. Esto se llama plenitud.

Cuando en realidad, me permito aceptarme, sea como sea, sin juzgar si esta bien o mal, incluso dejando a un lado la cuestión de si soy feliz o no, y simplemente me permito fluir a través de mis emociones, en realidad es cuando ocurre el milagro de la vida.

La magia ocurre cuando nos dejamos de juzgar y nos empezamos amar. Es el momento en el que el amor triunfa sobre el miedo.

Namasté