Es la base de tu poder personal.

Es la base de tu poder personal.

Actualmente me encuentro enfocado en un único reto espiritual: aceptación. Por muy sencillo que parezca, en realidad tiene sus grandes situaciones para lograrlo. Para mi, esto es indispensable, para poder vivir una vida plena, hace que realmente valga la pena, a pesar que la tendencia natural sea a no aceptar.

Quiero separar aceptar de conformarse, si bien son parecidas, realmente son diferentes. Aceptar es fluir con las cosas como son, conformarse es renunciar a querer fluir.

La clave para mi esta siendo renunciar a mi voluntad y entregársela a lo divino, a Dios.

Por casi toda mi vida, intenté ser feliz a través de querer que las cosas salgan como yo quería, de buscar obstinadamente tener la razón -aún cuando no la tuviera-, a ser inflexible ante los cambios. El resultado ha sido contrario al que yo esperaba, pues ha sido tensión, resistencia el resultado, lo cual por su puesto,  me ha traído sufrimiento.

Quizás el tiempo, es el que más me esta costando trabajado aceptar. Pues muchas cosas que estoy buscando tener en mi vida, no se están dando en la rapidez que yo quisiera. Las señales son de continuar, pero me molesta de sobremanera que me este costando trabajo, y me meto en ese pensamiento de que debería renunciar. Pero la señal divina, no es más, que tener paciencia.

Fluir con la vida es justo encontrar ese equilibrio entre renunciar a nuestra voluntad, pero conectándonos con nuestro destino más glorioso.

Yo pensaba que aceptar las cosas y el conformismo eran lo mismo. Así que me sentía obsesionado de lograr cosas, solo para después darme cuenta de que prácticamente no podía controlar nada. De hecho, cada vez que me obsesionaba con algo, o no lo conseguía o lo hacía a un precio demasiado alto. La verdad no valía la pena.

Por otro lado, he probado la maravillosa paz interior que viene de confiar en que las cosas van a ocurrir en el tiempo y la forma adecuada. Obvio que he tenido muchas dudas de como sobrevivir en lo que eso llega, pero eso en sí, ya es una desconfianza. Cuando confío todo se resuelve de maneras milagrosas. Increíble, pero así de poderoso es el universo.

Hoy no me queda más que aceptar mis circunstancias, y por su puesto a mi verdadero ser. Todo está en mi vida por una razón, al dejar de rechazar esas razones las bendiciones aparecen inmediatamente. Eso es lo mágico de permitirme aceptar.

Creo en que todos tenemos un destino glorioso, solo basta en que aceptemos quienes somos y lo que nos ha tocado vivir. Ahí están los milagros de la vida.

Namaste.

La importancia de recibir.

La importancia de recibir.

AA Wayne Dyer abundancia.jpg

Para poder vivir en abundancia, es indispensable poder permitir que esta se haga presente en tu vida, a través de algo que suena sencillo, pero realmente puede llegar ser retador: recibir. Aunque puede parecer algo fácil, realmente aquí están envueltos muchos aprendizajes espirituales, que en la medida que los tenemos nos vamos pudiendo abrir más y más a vivir en plenitud.

Recibir implica muchas cosas, desde ayuda, hasta halagos. Detrás de esto, esta algo muy importante, el sentirse merecedor. Solo es a través de serlo, que se puede estar abierto para recibir todas las bendiciones que el universo tiene para ti.

Desde muy pequeño, me ha costado mucho este tema, primero por que sentía que recibir ayuda me hacia una persona sin valor, y segundo por que cuando alguien me felicitaba, sentía que no merecía el crédito. De hecho, llego a ser tan fuerte, que recuerdo que no me gustaba que me felicitaran para mi cumpleaños, los regalos que me daban, aunque me gustaban, no los podía disfrutar en lo más mínimo. ¡Me había convencido yo mismo, que no merecía recibir!

Lo más fuerte de todo esto, es que no estaba consciente del asunto. Tan es así, que pensaba que era normal, y ni siquiera me cuestionaba por que cada vez que alguien tenía un gesto amable conmigo, en lugar de tomarlo bien, lo tomaba como todo lo contrario.

Fue después de ir primero trabajando con mi autoestima, que pude darme cuenta que estaba totalmente bloqueado a recibir. De hecho sentía que cuando lo hacía me estaba fallando a mi mismo, por eso me sentía tan mal.

Pero poco a poco, me di cuenta que el amor se perfecciona cuando se da y se recibe en equilibrio. Es justo eso lo que nos hace vivir en perfecta abundancia, y en plenitud. Dar, pero también permitirnos recibir. De hecho, es importante dejarnos amar, y eso solo se logra dejando que los demás nos muestren su afecto, ¡Lo merecemos!

Lo otro que he ido poco a poco logrando, es el tema de aceptar los halagos y reconocimientos. He solido ser tan exigente conmigo, que nunca llegaba a alcanzar el estándar, de lo que consideraba adecuado para merecer mi propio reconocimiento y por ende el de los demás. Pero eso no era más que una total y absoluto engaño subjetivo de mi ego.

Algo muy interesante de este asunto de la abundancia, es que todos tenemos grandes lecciones espirituales al respecto. Pues son muchos los que tienen dinero, pero no salud. O tienen tiempo, pero no dinero, por citar algunas cosas. Creo que todos necesitamos aprender y trabajar en las áreas en las que necesitamos ser abundantes.

Es importante recordar, que nuestra naturaleza es abundante.

Namaste.AA pensamientos poderosos abundancia.jpg

La parte más difícil.

La parte más difícil.

16.10.06 AA Frases celebres al encuentro del amor .jpg

Todos tenemos cosas que se nos complican. Pero en este post suelo compartir las mías. Creo que hacerlo, hace que mi experiencia, al leerme, te pueda servir algo de lo que he vivido. Esa es la intención, pero lo que hoy te tengo que contar, es que muchas veces me limito. Me filtro demasiado, trato de no hacerlo, y eso hace que sean muchas las cosas que dejo de compartir.

 

Para mi es enorme el temor que tengo en ocasiones de que alguien me juzgue y me rechace. No sé si sea por tiempos pasados, en lo que habré vivido alguna experiencia negativa al respecto. Lo que sí sé, es que este temor me impide brillar como me merezco. Por su puesto, hablo de compartir mi esencia, no de tener algún tipo de reconocimiento.

 

Ese peso, creo que es mi reto personal. Lo más chistoso, es que detrás de mucho de mis miedos, están mis gozos más profundos. Uno de ellos es este blog. Tardé varios años en animarme a escribirlo, luché contra todos mis demonios para poder atreverme hacerlo, no sé qué pasaría en mi sino lo hubiera hecho, creo que seguiría viendo las cosas de color gris.

 

Así que hoy el reto es claro, ser quien soy, respetándome, dejando también mi imperiosa necesidad de querer ser perfecto y que todos me quieran. Así que cada vez más también compartiré mis defectos, aunque me cuesta trabajo verme humano. Pero creo necesario que cada vez más, las personas nos veamos y nos amemos tal como somos. Basta de pretender perfeccionismos falsos.

 

Nadie es perfecto, o bueno somos perfectamente imperfectos. Eso es en realidad lo hermoso de esta vida.

 

Mucho de mi sufrimiento ha venido, de cada vez que pretendo ser algo que no soy, o de ocultar las partes de mí, que no me encantan. En la medida que las abrazo y las acepto, reconozco la lección que estas me presentan.

 

Esa práctica, de amarme incondicionalmente, es la que me ha permitido poco a poco sentirme mucho mejor cada día.  Me encantaría decir que es fácil, pero no lo es, todos los días necesito y he necesitado aceptarme más y más, ser responsable de mis errores, así como atreverme a sentir mis emociones sin juzgarlas como bien o mal.

 

La realidad es que vale la pena. Se camina mucho más feliz, cuando no hay que aparentar, simplemente siendo, quien soy.

 

Namaste.

 

 

16.10.01 AA Pensamientos poderosos.jpg

Esto es algo que debes conocer.

Esto es algo que debes conocer.

Esto es algo que debes conocer.
Si hay algo que puedo presumir, es que he logrado tener varios hábitos saludables. De hecho mucha gente me reconoce este hecho, pero como si fuera algo que logre fácilmente. La realidad es que no es ni ha sido así, cambiar hábitos, aun queriendo con todo tu ser, puede resultar altamente desafiante. La buena noticia, hay formas de poder.

 

Ahí radica la importancia de conocer las cosas que impiden lograrlo, para mi la más fuerte es lo que algunos llamamos, resistencia. La cual es esa parte interna o externa que hace todo para que no avancemos. Esta puede presentarse en forma de flojera, enfermedad, o incluso a través de otras personas o incluso accidentes. Todo lo que te impide lograr lo que quieres.

 

Justo es lo que sucede cuando quieres cambiar un patrón. Por ejemplo, relajar la mente. Lo cual a mi me suele afectar muchas veces, pues mi mente siempre anda pensado en ideas y por su puesto también en cosas para preocuparme. En el momento que intento relajarme, es cuando las cosas se ponen peor. Lo común, es renunciar, pero ahí esta el éxito, en darse cuenta que es parte del proceso y no una señal para detenerse.

 

Con este conocimiento he visto que esto lo vivo muy seguido en mis hábitos, por ejemplo, hacer Yoga. Yo trato firmemente de practicar diario, y cada día tengo distintos retos. Los más fáciles es cuando tengo ganas, pero hay días donde encuentro razones (resistencia) para no hacerlo. Mi familia, mis amigos, y sobretodo a veces la flojera.
Aveces me he preguntado donde esta el equilibrio, entre ser feliz -haciendo lo que uno quiere- y la disciplina de hacer algo rutinariamente. La respuesta esta en lo que me ha dado resultado. Es decir, si hacer Yoga aún con toda la resistencia me va a traer un beneficio mayor que no hacer, es mejor la disciplina, pero si por ejemplo no hacer Yoga para disfrutar a mi hija, me va a traer mayor gozo, la respuesta se vuelve obvia.

 

Pero aún así no todo se vuelve fácil. Pues cuando dejo de hacer Yoga, por disfrutar a mi hija, por ejemplo, mi ego encuentra la oportunidad de decirme que estoy fracasando en mi propósito. Si le hago caso, estaré dejando que la resistencia me derrote y me afecte. Necesito ser compasivo, entender que no pasa nada, y que mañana lo retomo sin problema. Pues la culpa o sentir que perdiste el ritmo es una razón poderosa para detenerse.

 

Es normal, que tengamos una ruleta de posibilidades. Pero no hay que perder de vista que se puede, pero en la medida que se quiere cambiar algo, la primera señal que se va por buen camino es que la resistencia se presenta. Justo ahí está la importancia de continuar.

 

El beneficio a largo plazo siempre es mucho mayor, que detenerse .

 

Namaste.

 

Así pasa, cuando sucede.
No lo voy a negar, la vida me ha puesto infinidad de veces, en situaciones sumamente incomodas. Incluso podría decir que es una constante con la que he vivido desde que tengo uso de razón. Lo me ha llevado a la forzosa necesidad de aceptar, que estas circunstancias no las puedo cambiar, y que lo único que puedo hacer -que es lo que controlo- es lo que está en mi. Esto determina que sufra o no en las experiencias de mi vida.

 

Me ha quedado claro, que cuando sufro es cuando me resisto a los sucesos que surgen en mi vida. Por eso cuando entendí que la vida es una escuela espiritual, me empecé a dar cuenta que cada cierto tiempo se abre un capitulo en mi vida que representa una nueva lección. Lo que hace que si no lo acepto, me afecte generándome dolor y sufrimiento. Así de fácil.

 

He ido aprendiendo a prueba y error a identificar los patrones repetitivos. Por ejemplo, tuve en el restaurante varios casos en donde las personas llegaban exigiendo cosas que no podíamos cumplir. Analizando la situación, en esa época, yo estaba muy desconfiado de nuestra capacidad para ser buenos, por lo que mi desconfianza atrajo a esas personas que no podíamos satisfacer de ninguna manera posible.

 

Así que cuando entendí, que tenía que confiar en el proyecto y en el equipo, las cosas empezaron a funcionar en la medida que mi fe se fue solidificando. Es decir, aprendi la lección. Y por su puesto que me di palmaditas en mi espalda, me honre y felicite.

 

Antes hubiera renunciado, me hubiera dicho que no era yo bueno para esto y hubiera tirado la toalla apenas se pudiera. Pero hoy he entendido que muchas veces para que venga lo que quieres, tienes que experimentar lo que necesitas. Es incómodo, pero necesario.

 

Al ego le encanta decir que si las cosas no salen color de rosa, es por que no se te van a dar. Pero no es así, el universo siempre nos consiente y nos dice que sí. Pero como buen maestro, primero nos pone el entrenamiento necesario para que podamos estar listos para eso que añoramos. O incluso, para medir si en verdad queremos lo que queremos, y eso se evalúa a través de la fe.

 

Es entonces que hay que aprender a aceptar la realidad que nos toca vivir, al hacerlo he visto como esa entrega me hace relajarme y ver las cosas de mejor manera. Es través de rendirme a la voluntad del universo como en realidad puedo disfrutar mi vida.

 

Cuando siento dolor o sufrimiento, es la otra manera en la que me doy cuenta que hay alguna lección que aprender. La encuentro tan fácil como preguntándomelo, y dándome el espacio para encontrar la respuesta.

 

Al aceptar lo que necesito, es aceptar la bendición que tiene cada paso que hay en mi camino.

 

Namasté.

A F I R M A C I O N E S
“Libero la resistencia”
“Acepto las lecciones que me tocan vivir”
“Estoy contento con mi vida”
“Me amo”
“Estoy abierto/a a las bendiciones que hay en la vida”
Si te gusto el post, lo puedes compartir. ¡Compartamos el amor! 😀