En ti esta lo que se necesita.

En ti esta lo que se necesita.

Estoy totalmente convencido de que todos venimos a esta vida para cumplir nuestros sueños, algunos lo tienen claro, pero no lo intentan, otros lo hacen, y hay otros que ni siquiera están seguros de este hecho. La cuestión es que debemos saber donde esta la capacidad para poder lograr cada uno de nuestros sueños.

Una de las cosas que más nos hace sufrir, es creer que dependemos de cosas externas para lograr las cosas en nuestra vida. La realidad es muy distinta a eso. En nosotros esta el poder, en nosotros esta la capacidad, pero sobretodo, en nosotros esta esa voz que nos guía a lograr nuestros sueños y nos da la guía para lograrlo.

Es cuestión de detenernos y escuchar.

Creo que como muchos, yo de niño era muy soñador, pero de repente empece a recibir información que me creí, de como los demás definían la vida. Lo triste y lo común, es que la mayoría la definan como difícil, complicada y con muchas cosas preocupantes. Lo más grave, fue que esto no solo lo creí, sino que me convencí de que era verdadero, lo que por ende viví.

Así que tuve que convencerme de que en realidad era todo lo contrario. Fue entonces donde empecé a experimentar un gran cambio en muchos aspectos de mi vida. Me encantaría decir que estoy totalmente alineado a mi camino, pero estoy en el proceso de moverme hacia donde mi corazón palpite de felicidad y no de preocupación.

Por eso necesitamos convencernos y creer lo que nuestra voz interior nos quiere decir. Creer en ti, es fundamental para que tus dones salgan a flote. Nuestros verdaderos sueños no tienen nada que ver con tener o hacer, sino con sentir, o mejor dicho ser. Ese es uno de los grandes regalos que podemos obtener en nuestra vida, ser nuestros sueños.

Hay que rodearse con personas que estén viviendo sus sueños, hoy el internet nos conecta con millones de estas personas. Alejarnos de la negatividad y de personas que no nos aportan a florecer, es fundamental para que logremos el milagro.

En este vida tenemos dos motivadores con lo que podemos elegir, el miedo o el amor. Pero cuando decidimos el camino de nuestros sueños, elegimos el camino amoroso. Y es entonces, como dice que un curso de milagros, que un milagro ocurre, cuando hemos elegido al amor por encima del miedo.

Namasté.

Tienen mucho que ver con tu futuro.

Tienen mucho que ver con tu futuro.

Al hablar del futuro, definitivamente nos vienen grandes dudas, más si tenemos por delante decisiones que tomar. En muchos casos, nos sentimos solos por no encontrar la manera de tomar la mejor decisión. Aunque en realidad no estamos solos, ya que es a través de nuestras emociones como podemos saber si estamos por el camino adecuado o no.

Las emociones funcionan como guía vibracional, lo que nos permite si las contactamos, detectar que vibración estamos experimentando, o incluso cual es nuestro sentir con respecto a la decisión que estamos por tomar. La sabiduría de nuestras emociones es alta, ya que es una de las formas más fuertes en la que lo divino se comunica.

Pero lo que nos sucede es que no nos damos tiempo de sentir o escuchar nuestras emociones. O lo más común aún, es que escuchamos nuestras emociones pero no les prestamos la debida atención, ya que en el fondo no confiamos en ellas, al no estar acostumbrados a escucharlas.

Pensamos que lo que sentimos no es fidedigno, y es entonces como dejamos de tomar las decisiones que deberíamos, y terminamos pagando las consecuencias. Aunque no pasa nada, realmente no es un tragedia, sino un aprendizaje. Atender a nuestras emociones nos llevan por el camino pavimentado, mientras que no hacerlo es como un campo traviesa.

Hay una diferencia fundamental entre escuchar nuestras emociones y permitir que estas se desborden. La función espiritual de ellas esta en regresarnos a nuestro estado de paz y gracia divina. Hay emociones que nos alteran y nos alebrestan, pero es por que hay algo que necesitamos sanar para que esa emoción nos deje de afectar.

Esas emociones que nos alteran vienen del miedo, y siempre tienen el temor como motivador, e incluso son aleatorias, un día nos dirigen hacia un lado y luego a otro. En cambio una emoción bien conducida siempre su mensaje es conciso y nos termina dando una deliciosa sensación de bien-estar.

Tomar una decisión puede ser muy fácil si escuchamos lo que sentimos, aunque por su puesto que necesitamos dejar a un lado lo que nos afecta del ego. Ya que es muy común elegir cosas que llenen al ego en lugar de liberar la emoción. En mi caso muchas veces he elegido cosas que  me hagan sentir importantes en lugar de elegir la paz por que en mi mente significaba perder “la vital sensación importancia”.

Para mi las emociones son sagradas, y nos traen grandes lecciones que no hacen otra cosa, que regresarnos a casa, o dicho de mejor manera, al amor.

Namaste.

Aveces pasa, cuando sucede.

Aveces pasa, cuando sucede.

Increíblemente, varias veces en mi vida, me ha pasado que cuando todo estaba caminando de maravilla, algo se atora. La sensación de desconcierto suele apoderarse de mi, pero sobretodo la frustración de que las cosas estén saliendo diferente a lo que quisiera. Las cosas no se pueden controlar, así que no queda más que aceptarlas. Pero como hacerlo, es en realidad el gran reto.

Cuando esto sucede, no es por otra cosa más que por algo muy simple, hay algo que aprender. Cuando las cosas se detienen es por que hay algo que nos esta llamando la atención. De hecho, en cada una de las situaciones en las que me ha pasado esto, hay algo que tenía yo que aprender o cobrar consciencia.

Mientras más me aferro a que negar que las cosas han cambiado, más me frustro, más me canso, pero sobretodo más me atoro. Es una cuestión simple, acepto las cosas como son o las niego, impidiéndome fluir.

Aceptar las situaciones es lo único que abre el aprendizaje, lo que permite que las cosas fluyan de nueva cuenta.

Hay que reconocer, que por su puesto que aveces puede ser difícil aceptar los aprendizajes que nos tocan vivir. Sin duda, aveces ocurren cuando menos lo imaginábamos, pero siempre hay una razón divina que no entendemos.

El miedo nos hace creer que no podemos, por eso nos frustramos tanto cuando nos tocan situaciones retadoras o no salimos de nuestra zona de confort. Pero ahí hay una lección por igual para todos, podemos. La vida nos esta mostrando nuestros limites y de lo que estamos hechos. Podemos elegir poder o por el otro lado sentirnos incapaces.

Confiar en uno mismo, es confiar en la vida. Esto es lo que hace que las cosas fluya y pasen para el más alto bien. Así de simple y así de claro.

Namasté.

Lo único que te separa de tus sueños

Lo único que te separa de tus sueños

Sin duda, he puesto en los demás y las circunstancias, el mayor pretexto para no ir por mis sueños. Culpar a mi pareja, mi familia, mi trabajo o el país, es por mucho más fácil de aceptar, que en realidad reconocer la única razón por la que no he perseguido mis sueños.

Cuando hablo de estos sueños, no hablo de propiamente tener cosas, sino en realidad, de lograr el mayor anhelo de mi alma: vivir una vida plena y por ende, ser feliz.

En mi caso particular, ha sido el miedo, el mayor obstáculo para que esto ocurra. El temor a no poder, el pavor a correr el riesgo de averiguar, si mis anhelos mas profundos en realidad son de verdad o no. ¿Escucho a esa voz amorosa que pacientemente me dice que lo voy a lograr, o la voz impaciente que me dice que mejor renuncie por qué aún sufriendo, estoy mejor así?

Lo único que me separa de mis sueños, es en realidad, mi propio ser.

Ojo, eso no significa pasar por encima de los demás. Ya que en realidad, venimos a aprender en sociedad. Somos seres sociales, pero recordar que los demás son un espejo de nosotros mismos, es la clave. Lo que nos molesta de los demás, lo que culpamos por bloquearnos, no es más que un reflejo de nuestro propio ser.

Por eso nos molesta, por eso nos inquieta, no por que sean ellos los que nos detengan, sino por que somos nosotros mismos los que no nos atrevemos, y eso hace que nuestro poder se manifieste en los demás.

De hecho, quienes nos aman, tarde o temprano lo van a entender, en particular, si lo entendemos nosotros mismos primero. La compasión, el perdón, pero sobretodo, reconocer que la responsabilidad en realidad es nuestra, es en verdad lo que abre el camino para los milagros.

Es seguro ir por nuestros sueños, y cuando nos atrevemos, le hacemos un gran favor al mundo, le enseñamos a otros el camino para realizarse y ser feliz. Creo firmemente, que este sería un mundo mejor, si fuésemos capaces de dejar a un lado nuestros egos, y escucháramos nuestra divinidad.

Lo importante hoy, es algo muy simple pero importante, asumir mi poder personal, ese que me ha sido divinamente otorgado, el cual me permite una sola gran cosa: ser feliz.

Namasté.