Parece una locura, pero no lo es.

Parece una locura, pero no lo es.

Wayne Dyer oracion dios intucion.jpg

Desde que tengo memoria, son muchas las ideas que han venido a mi cabeza, las cuales por mucho tiempo consideré locuras. Pero resulta, que tiempo después aprendí, que todo eso que había estado recibiendo, no era más, que algo llamado intuición. La cual es la encargada de llevarme a la plenitud, pero que, por otro lado, hay que aprender a identificar cuando es y cuando no, para poder realmente ser feliz.

Hay que tomar en cuenta, que en el polo contrario a la intuición, está el ego. El cual tiene la función espiritual de darnos lecciones, pero también en el mundo terrenal nos busca proteger. De hecho, el ego suele boicotear a la intuición. Sino aprendes a discernir sobre él, será muy difícil poder entender si algo que llega es una locura o una gran idea.

La intuición es la capacidad que tenemos todos de recibir información divina, es decir es el lenguaje de nuestro espíritu. Cuando empezamos a escuchar a nuestra intuición nos empezamos alinear a nuestro propósito divino. Donde nos llega la más grande plenitud.

Se puede sentir escalofriante seguir nuestra intuición. No voy a negar que en muchas ocasiones ha sido para mí incomodo hacerlo, pues ha implicado salirme de mi zona de confort. Lo cual sería una locura, si no fuera porque cuando integramos a la divinidad de nuestras acciones, todo sale de manera maravillosa.

Hay muchos cambios sutiles y otros no tanto, que ocurren en el momento en el que seguimos nuestra intuición, pero todo en realidad valen la pena.

En definitiva, son muy pocas personas las que han desarrollado formas de escuchar su intuición, así como identificar a la voz del ego. Por eso es tan extraño el tema. Aunque en realidad es algo natural del ser humano. Es cuestión de práctica, de identificar lo que viene del amor, así como lo que viene del ego, el cual es simplemente miedo.

La intuición es la herramienta que Dios nos dio para tener una guía aquí en la tierra. Por eso es tan importante aprenderla a usar, y sobretodo darse el tiempo para poder recibir el mensaje con claridad. Hay personas cuya intuición se refleja en ideas, pensamientos, visiones, sentimientos, sonidos, luces. Todas y cada una de ellas son perfectas, ya depende de cada quien aprender a darle importancia a los mensajes que todos recibimos.

Confiar es la clave para que la intuición sea clara y efectiva. Hacerlo, es la mejor decisión que podemos hacer para vivir una vida en absoluta plenitud.

Namaste

AA Pensamientos poderosos.jpg

Anuncios
La importancia de recibir.

La importancia de recibir.

AA Wayne Dyer abundancia.jpg

Para poder vivir en abundancia, es indispensable poder permitir que esta se haga presente en tu vida, a través de algo que suena sencillo, pero realmente puede llegar ser retador: recibir. Aunque puede parecer algo fácil, realmente aquí están envueltos muchos aprendizajes espirituales, que en la medida que los tenemos nos vamos pudiendo abrir más y más a vivir en plenitud.

Recibir implica muchas cosas, desde ayuda, hasta halagos. Detrás de esto, esta algo muy importante, el sentirse merecedor. Solo es a través de serlo, que se puede estar abierto para recibir todas las bendiciones que el universo tiene para ti.

Desde muy pequeño, me ha costado mucho este tema, primero por que sentía que recibir ayuda me hacia una persona sin valor, y segundo por que cuando alguien me felicitaba, sentía que no merecía el crédito. De hecho, llego a ser tan fuerte, que recuerdo que no me gustaba que me felicitaran para mi cumpleaños, los regalos que me daban, aunque me gustaban, no los podía disfrutar en lo más mínimo. ¡Me había convencido yo mismo, que no merecía recibir!

Lo más fuerte de todo esto, es que no estaba consciente del asunto. Tan es así, que pensaba que era normal, y ni siquiera me cuestionaba por que cada vez que alguien tenía un gesto amable conmigo, en lugar de tomarlo bien, lo tomaba como todo lo contrario.

Fue después de ir primero trabajando con mi autoestima, que pude darme cuenta que estaba totalmente bloqueado a recibir. De hecho sentía que cuando lo hacía me estaba fallando a mi mismo, por eso me sentía tan mal.

Pero poco a poco, me di cuenta que el amor se perfecciona cuando se da y se recibe en equilibrio. Es justo eso lo que nos hace vivir en perfecta abundancia, y en plenitud. Dar, pero también permitirnos recibir. De hecho, es importante dejarnos amar, y eso solo se logra dejando que los demás nos muestren su afecto, ¡Lo merecemos!

Lo otro que he ido poco a poco logrando, es el tema de aceptar los halagos y reconocimientos. He solido ser tan exigente conmigo, que nunca llegaba a alcanzar el estándar, de lo que consideraba adecuado para merecer mi propio reconocimiento y por ende el de los demás. Pero eso no era más que una total y absoluto engaño subjetivo de mi ego.

Algo muy interesante de este asunto de la abundancia, es que todos tenemos grandes lecciones espirituales al respecto. Pues son muchos los que tienen dinero, pero no salud. O tienen tiempo, pero no dinero, por citar algunas cosas. Creo que todos necesitamos aprender y trabajar en las áreas en las que necesitamos ser abundantes.

Es importante recordar, que nuestra naturaleza es abundante.

Namaste.AA pensamientos poderosos abundancia.jpg

El poder de aceptarse a uno mismo.

El poder de aceptarse a uno mismo.

Wayne Dyer poder aceptarse a mi mismo .jpg

Actualmente me encuentro fascinado, ya que encontré un libro que aborda de una manera maravillosa, el tema de la paternidad desde una perspectiva espiritual. Lo cual no es fácil de lograr cuando se trata de ser padre, pero más allá de escribir de eso -lo haré próximamente-, quiero escribir algo que muchos hemos vivido como hijos, lo cual nos ha hecho sufrir y nos puede llevar a liberarnos y reencontrarnos con el amor.

La mayoría de las personas, se convierten en padres, y lo hacen con la mejor intención, procurando hacerlo lo mejor posible, mas sin embargo el resultado es que muchos de los hijos terminamos actuando buscando algo, que no podemos encontrar, pues entre que no lo entendimos, y no nos lo supieron hacer entender, terminamos en dolor y sufrimiento, al buscar lo que no había que encontrar.

Lo peor, es que mientras alguien no se dé cuenta, estos patrones son transmitidos de generación en generación. El amor incondicional, es lo único que en realidad puede romper este patrón. Este es un derecho divino que tenemos todos, que se traduce en que hagamos lo que hagamos somos amados y valorados.

Esta aseveración, es algo que puede llegar a costar entender. Porque muchos hemos entendido que el amor se tiene que ganar de una u otra forma, con éxito, dinero, popularidad, por citar algunas cosas. Pero todo esto en realidad no nos llevan al destino. En el fondo lo que estamos buscando es ser aceptados, para ser amados.

Es algo que se da por sentado, que deberíamos saber que somos amados tal cual somos, que somos perfectos, pero la mayoría de nosotros, no tuvo las circunstancias adecuadas para sentir esta verdad. Esta razón es una aprendizaje espiritual que la mayoría compartimos.

La búsqueda de aceptación es algo que me ha hecho sufrir enormemente, pues cada vez que no lograba ser bueno, popular o exitoso sentía que todo se me derrumbaba, todo porque pensaba que estaba fracasando en lo que tenía que hacer para ser aceptado.

He tenido que aprender a quitar los condicionamientos a amarme. Haga lo que haga, en especial cuando las cosas no salen como yo espero. He visto que me siento mucho más pleno cuando lo hago de esa manera, sin ningún tipo de condición.

Curiosamente he descubierto que el amor a uno mismo es algo natural, no hay que forzar nada y fluye si lo dejamos. Creo que lo hemos olvidado, para encontrar una razón para aprender a través de la experiencia. En nuestro camino de descubrimiento personal, nos reencontramos con el amor.

Aceptarme, es amarme, y hacerlo es bendecirme.

Namaste.

 16_08_04 AA Pensamientos poderosos.jpg